Acusan a petrolero venezolano de estafar a los accionistas de Pacific Rubiales

El expetrolero venezolano y directivo de la empresa canadiense Pacific Exploration Corp (Pacific Rubiales) en Colombia, Ronald Pantin está siendo señalado de estafar a los accionistas de esa compañía.

La Superintendencia de Sociedades de Colombia analizará el plan de reestructuración y refinanciación Pacific Rubiales realizado por el fondo canadiense Catalyst y presentado por los propios administradores de la compañía Serafino Iacono, Miguel de la Campa y Ronald Pantin, “que son los que han llevado a la compañía a la quiebra con su pésima dirección”, según los inversores y pequeños accionistas, de acuerdo con información publicada en el portal colombiano Elinformadorweb.co.

Ronald Pantín, CEO de Pacific y exdirectivo de PDVSA
Destacados fondos de inversión, como el venezolano O’Hara y el mexicano Acero, han denunciado el caso, que califican de «fraudulento», y lo han puesto en manos del despacho de Jaime Granados.

Los fondos de inversión O’Hara y Acero piden la destitución de Serafino Iacono, Miguel de la Campa y Ronald Pantin, “que ya quebraron otras seis empresas, y el nombramiento de una dirección profesional que examine la compañía con los precios actuales del petróleo a 52 dólares, porque el plan de Catalyst se realizó con el crudo a 25 dólares».

Cabe recordar que los cuatros ejecutivos petroleros venezolanos, Ronald Pantin José Francisco Arata, Miguel Ángel de la Campa y Serafino Iacono que quebraron Pacific Rubiales en Colombia,cobraban paquetes salariales de alrededor de 11 millones de dólares al año. Los dos primeros fueron expulsados en 2002 de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

Vea también esta nota en LaTabla.com

Fraude internacional
En el despacho de Jaime Granados se preguntan “por qué no se ha echado a esos administradores por quebrar la empresa y por qué el Gobierno colombiano permite que sean las autoridades judiciales canadienses las que decidan lo que conviene o no a Pacific”. Y recuerdan que tanto Serafino Iacono como Miguel de la Campa y otros funcionarios de la petrolera “se quedarían con el 10% de la misma como prima por el cambio de control”. Otro 58% quedaría en manos de los bonistas y, el resto, en poder de Catalyst, agregó el citado portal.

Cabe recordar que el despacho de Jaime Granados en el pasado defendió a Julio César Vélez González señalado como autor intelectual del asesinato del joven diputado Robert Serra. De hecho en junio de 2015, El Presidente de la República, Nicolás Maduro refirió que el abogado defensor de Vélez es “Jaime Granados, alias “Don Kike”, abogado defensor, mano derecha de Álvaro Uribe Vélez y de todo su grupo político.”

La quiebra de Pacific Rubiales es percibido en el sector y en los mercados como «un fraude internacional», lo que ocasionará que «nadie quiera invertir en empresas colombianas». Curiosamente, uno de los lemas de esta petrolera era «Pacific es Colombia; invertir en Pacific es invertir en Colombia».

Pacific Rubiales sin respuesta

La Superintendencia de Sociedades analizó la semana pasada el caso de Pacifi Rubiales. Fue convocada por el superintendente delegado de Insolvencia, Nicolás Polaina, con el objeto de resolver la solicitud presentada por los representantes de Pacific E&P Corp. del reconocimiento del proceso de insolvencia de la compañía y sus sucursales colombianas en Canadá, en los términos de la ley 1116 de 2006. Para ello, convocó a los acreedores y demás personas interesadas para que se hicieran presentes y se manifestaran a propósito de dicha solicitud, reflejó el elinformadorweb.co.

Las partes convocadas, principalmente, los representantes de Pacific E&P Corp. y del monitor PricewaterhouseCoopers, no pudieron dar respuesta clara y adecuada a las preguntas e inquietudes del despacho sobre el número de acreencias (se tuvo que conferir un receso para que los representantes de la compañía averiguaran cuál es ese monto y como están discriminados), las posibilidades de pago y el flujo de caja. En el mismo sentido, cuando se cuestionó sobre los supuestos macro económicos, esenciales para la reorganización de las empresas colombianas, no se obtuvo respuesta.

Asimismo, los representantes de Pacific E&P Corp. y de la firma monitora del proceso de restructuración se contradijeron a lo largo de la audiencia, suministrando distintos datos. Hasta el momento en que se finalizó la audiencia, todavía no existía una verdadera garantía de pago para los proveedores y acreedores de la compañía, agregó la citada fuente.

De igual forma, parece que la única información al interior de Pacific E&P Corp. que tienen tanto los proveedores como los trabajadores es que de no llevarse a cabo dicho proceso en Canadá la compañía y sus sucursales entrarían en liquidación. Situación que en este preciso instante no es acorde con la realidad jurídica.

Debe resaltarse que Pacific E&P Corp tiene su centro de actividades y sus activos en Colombia y que todos los que intervinieron en la audiencia fueron enfáticos al afirmar que no buscan la liquidación de la compañía, sino por el contrario, garantizar la continuación de su operación, pero bajo condiciones que aseguren su buen desarrollo.
Publicar un comentario