¿Qué vamos a hacer con San Cristóbal?

SIBCI / SPCS (San Cristóbal, Venezuela - Jueves 27.02.2014 / Comando Antigolpe) - Si las causas explícitas de las acciones de desestabilización son la crisis económica, la escasez y la inseguridad ciudadana. Si es una situación que se viene padeciendo de manera invivible, por qué se elige este momento para actuar y cuál es el rol geopolítico que jugaron las principales ciudades del país en este proceso.


Ayer en el cierre de la instalación de la Conferencia por la Paz, en el Palacio de Miraflores, el presidente de la República Bolivariana, Nicolás Maduro, se pronunció en particular por la situación de la ciudad capital de Táchira: “¿Qué vamos a hacer con San Cristóbal?”, interrogó a los/as asistentes, y siguió: “No vayan a creer que es un problema mío solamente, yo asumo mi responsabilidad y tengo ya una forma para actuar. Ahora, meterse allí, con el nivel de violencia, tiene grandes consecuencias y costos. ¿Qué hago, dejo de actuar? ¿Qué hacemos con un gueto de violencia que se ha creado y que afecta a miles de familias?”.

Maduro calificó a la capital tachirense como “reducto de violencia” y se refirió al alcalde Daniel Ceballos: “¿quién lo llama? quién agarra el teléfono y le dice: usted acaba de ser electo y como alcalde garantice la paz, colabore, deponga su actitud, ayude, canalice, ¿quién lo hace? (...) yo les dejo esa tarea, pido ayuda con el tema de San Cristóbal.”

No por azar el presidente de la República decide dejar sus últimos cinco minutos de alocución para referirse a San Cristóbal. Desde el primer día de conflicto y de forma temprana, la ciudad expresó uno de los focos más álgidos de violencia y odio, que continúa aun cuando en el resto del país se intenta volver a la normalidad.

Después de las elecciones presidenciales de abril de 2013, donde Nicolás Maduro fue electo como líder del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, la oposición perdió las esperanzas de tener un referente nacional.

El 8 de diciembre, se realizaron las municipales. Para los sectores de la oposición, dichos comicios fueron presentados como un plebiscito sobre la hegemonía del proyecto bolivariano, chavista y socialista en Venezuela.

Sin embargo, de las 335 alcaldías más las dos metropolitanas que se encontraban en juego (Distrito Metropolitano de Caracas y San Fernando de Apure), la oposición perdió 243, es decir que encontró hegemonía en solamente 76. Mientras que otras fuerzas políticas obtuvieron 18.

Golpe suave, tercera etapa: calentamiento de calle

Si la situación, social, política y económica del país se encontraba en la crisis que manifiestan los sectores opositores que motivan y coordinan las acciones de desestabilización de las últimas dos semanas, ¿por qué se desarrollaron con normalidad las elecciones presidenciales (14/04/13) y municipales (8/12/13)? Dos procesos electorales en un mismo año.

Evidentemente, la oposición venezolana decidió probar, con la desaparición física de Hugo Chávez Frías, por la vía democrática. En las elecciones municipales del 8 de diciembre, el chavismo superó por más de 1 millón de votos a la oposición, retuvo 242 alcaldías municipales y una alcaldía metropolitana en Apure, en los llanos venezolanos.

Otro dato importante tiene que ver con las capitales de estado que quedaron en manos de la oposición, las que representaron territorios fundamentales para la logística del plan de desestabilización, como Barinas (Barinas), Valencia (Carabobo), Barquisimeto (Lara), Mérida (Mérida), San Cristóbal (Táchira) y Maracaibo (Zulia).

Además, hay que sumar al municipio Chacao, en el estado Miranda (Gobernador Henrique Capriles), que junto con otros cuatro municipios (Baruta, Libertador, El Hatillo y Sucre) conforman la alcaldía opositora del Distrito Metropolitana de Caracas. Allí el chavismo solamente pudo ganar la alcaldía del municipio Libertador con el 54,55% de los votos.

De esta manera, los grupos opositores que dirigen las acciones de desestabilización y guarimbas, pudieron garantizar la logística desde puntos estratégicos del país, sometiendo a la población a un toque de queda anárquico.
Para comprender la dimensión histórica de la oposición en ese sector, basta con ver la experiencia política de Chacao. Mientras que Hugo Chávez Frías consolidaba su primer mandato de gobierno, en el año 2000, Leopoldo López, ganaba la alcaldía de Chacao, la cual retuvo durante dos mandatos, hasta 2008.

En las últimas elecciones del 8 de diciembre, el candidato a la alcandía por Voluntad Popular, Ramón Muchacho, ganó por el 84,63%.

No hay ninguna duda de que los municipios opositores garantizaron las condiciones para generar territorios liberados para la violencia y la guarimba. Tampoco es obra de la casualidad que las víctimas fatales que se produjeron en el país, provengan de todas esas ciudades.

Gueto de violencia
“Hay cuarenta puntos de barricada donde nadie entra ni nadie sale”, dijo el presidente Maduro sobre la situación de la ciudad de San Cristóbal.

En las elecciones del 8 de diciembre, de las 104 Unidades de Votación Hugo Chávez (UVCH) existentes en la ciudad, en 35 el voto de Voluntad Popular superó el 70% de los votos, lo que calificamos como una “hegemonía de oposición muy alta”. (Ver Mapa)



Las actitudes electorales opositoras coinciden con la localización de urbanizaciones y barrios que pertenecen a sectores medios altos, que a su vez concuerdan con las zonas de San Cristóbal que se encuentran sitiados por las guarimbas desde hace 17 días.

A 25 años del Caracazo, es sugerente el cambio cualitativo en las denominadas manifestaciones de este año. En lugar de poseer un contenido reivindicativo y de exigibilidad de derechos fundamentales, como el trabajo y la alimentación, en la actualidad, los sectores acomodados de la sociedad, buscan obtener aún mayores beneficios, instalando una dictadura de hecho. Y barriendo los derechos sociales y constitucionales de las grandes mayorías.

Rodilla en tierra con Maduro.
Comando Antigolpe
Publicar un comentario