Muerte de estudiante ocurrió al quedar atrapado en línea de fuego de sicarios y no en guarimba

La muerte del estudiante de 18 años, Anthony Rojas, de la Universidad Nacional Experimental del Táchira (UNET), ocurró al quedar atrapado en la línea de fuego de un grupo de sicarios que disparó la noche del martes contra un abasto localizado en el sector El Diamante de la población de Táriba en el estado Táchira.
En el incidente también murio Dania Manzano Uribe, de 29 años, madre de una niña, según reseñó el diario regional La Nación.



Ricardo Hernández, alcalde del municipio Cárdenas, explicó que el joven de 18 años de edad, se encontraba con su padre en un abasto del barrio El Diamente, en Táriba y fue herido mortalmente al quedar en la línea de fuego, mientras que la mujer de 29 años, fue herida en el abasto en cuestión.

Los dos fallecieron al ingresar al centro médico.

El burgomaestre aclaró que este hecho es totalmente aislado y no está relacionado con las protestas que se han desarrollado en algunos puntos de Cárdenas y San Cristóbal.

Vale destacar que la línea informativa que se impuso desde las redes sociales vincula "quirúrgicamente" la muerte de Rojas a un ataque motivado por la violencia de las protestas callejeras. Mientras que a la mujer ni siquiera la mencionan por no tratarse de una estudiante.
Publicar un comentario