Un internet global desde el cielo busca EEUU y sus corporaciones

El Gobierno de EEUU ya dispone de la tecnología y los dispositivos para convertir unos viejos drones, usados para vigilancia en Irak, en puntos de acceso inalámbrico a Internet sobrevolando en cualquier lugar del mundo. Eso es lo que asegura Dick Ridgway, director de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono (Darpa), encargada de convertir los aviones no tripulados RQ-7 Shadow en centros voladores para acceso a la red por Wi-Fi, en una nota informativa publicada en la página web de la organización.


La información, divulgada por Darpa el pasado 7 de abril, respalda la advertencia formulada por el director de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), William Castilllo sobre el eventual uso de drones para interferir en el espacio radioeléctrico y redes digitales de Venezuela.

El programa actualmente está orientado a garantizar la conectividad de las tropas estadounidenses durante misiones en zonas remotas. Léase, invasiones y operaciones ilegales en naciones pobres o del tercer mundo.

Los drones Shadow podrán transferir un gigabyte por segundo de datos, el equivalente a la velocidad de conexión de teléfonos inteligentes 4G.

Con tan solo 3,2 metros de largo y un peso de 184 kilos, el RQ-7 no es precisamente el más grande de los drones de EEUU, pero los investigadores dicen que la Darpa ha desarrollado pequeñas antenas que operan en la alta frecuencia de la banda de ondas milimétricas, además de amplificadores especiales, que pueden aumentar la señal.

La Darpa dice que todo ello permitirá a los aviones no tripulados modernos volar más alto y más lejos, fuera de la vista del enemigo.

CON ENLACES PROPIOS
Hasta ahora el modelo de negocio de Internet separaba la infraestructura de conexión de la producción de contenidos.

Sin embargo, el año pasado dos de los gigantes de las comunicaciones, Google y Facebook, plantearon públicamente sus intenciones de ofrecer Internet universal. Es decir a los países del sur, pobres y sin infraestructura de redes.

El modelo planteado no dependerá de conexiones tradicionales, sino de dispositivos volando a kilómetros de altura.

Eso implica que ni las operadoras de telecomunicaciones ni los Estados podrán intervenir para regular y certificar ese servicio.



Con drones, globos y satélites prometen conexiones desde el cielo
Mientras que la mayoría de las actuales conexiones a Internet en el mundo son con cables o similares, las propuestas desde Google y Facebook solo contemplan drones, globos y satélites de órbita baja.

El modelo ni siquiera se parece al Internet inalámbrico que debe enlazarse con alguna antena terrestre. Este viene directamente desde el cielo.

Ya Google comenzó un ensayo en junio de 2013 con una treintena de globos en el Pacífico Sur.

El Proyecto Loon, como se denomina, utiliza enormes globos que se colocarán de forma masiva a 20 kilómetros por encima del suelo. Este espacio es la estratosfera, un lugar que se encuentra 10 kilómetros por encima de la zona donde pasan los aviones comerciales.

Cada globo puede dar conexión a una superficie de 40 kilómetros de diámetro a velocidades equivalentes a la de 3G, dice la empresa.

Para las comunicaciones los globos usarían bandas ISM (industrial, científico y médica, por sus siglas en inglés), en un rango de 2,4 y 5,8 Ghz, las cuales están reservadas para usos no comerciales, por lo que no requieren licencias para su operación.

Eso le permitiría a Google evadir las regulaciones y controles usuales en los estados nacionales.

Asimismo la corporación integró al proyecto el uso de aviones no tripulados, y en abril pasado adquirió al fabricante de drones solares Titan Aerospace por la suma de 60 millones de dólares.

Y hace una semana el diario estadounidense The Wall Streat Journal, informó que Google invertirá mil millones de dólares para montar una red de 180 satélites de órbitas bajas con el mismo propósito.

Por su parte Facebook montó el proyecto Internet.org junto a las principales corporaciones tecnológicas del mundo, basado inicialmente en drones.

El objetivo declarado es ofrecer Internet a 5 mil millones de personas que no lo pueden pagar.

En la alianza figuran las empresas de telefonía móvil Ericsson y Nokia, la de software Opera, la de semiconductores Mediatek, la de tecnologías inalámbricas Qualcomm y la líder global en tecnología Samsung.

En febrero instalaron un laboratorio de conectividad para investigación y desarrollo, y adquirieron un fabricante de drones, Ascentia, para la conquista del cielo.


Información para el dominio comercial y control político
Para Roso Grimau, activista de la comunidad venezolana de software libre, el propósito de las grandes corporaciones de la información es obtener el control comercial y político de un mundo cada vez más global e interconectado.

Por una parte a través de la recolección de datos sobre los hábitos de los usuarios, estas organizaciones podrán definir patrones de consumo y orientar la gestión comercial de productores de bienes y servicios a nivel global, explica.

Y por otro lado muchos de esos datos podrían ser apetecibles para los servicios de inteligencia de las grandes potencias, con el fin de asegurar el control político mundial, dice el también diputado del Parlamento Andino por Venezuela.

Por su parte Alexis Anteliz, también impulsor del software libre, es más agresivo y asegura que estas corporaciones y sus proyectos son punta de lanza del llamado complejo industrial-militar estadounidense, y ahora con su componente tecnológico,

Dice que apoderarse de información y definir patrones de actuación es mucho más barato que la intervención con soldados, pero Es la misma guerra.

Asimismo, Anteliz destaca que este modelo de un Internet global pretende suprimir la soberanía de los Estados al derrumbar la potestad concesionaria, regulatoria y fiscal reconocida en servicios públicos en red y en telecomunicaciones específicamente.

El propio Mark Zuckerberg lo dice al explicar su plan: Lo usarán (Internet) para decidir el tipo de gobierno que desean

Publicar un comentario