Se disculpa monja que pidio la "gracia" de desaparecer a bolivarianos y dice que la interpretaron mal

La monja franciscana que le pidió a Dios "la gracia" de desaparecer a los activistas y dirigentes bolivarianos en Venezuela, se disculpó y aseguró que su mensaje fue interpretado mal, pues nunca deseó la muerte de nadie.

"Disculpa yo no le he deseado la muerte a nadie sino que salgan como gobierno por el mal que lo han hecho", escribió la hermana María de Pilar Yragorri la noche del jueves en su cuenta de la red social twitter con una mención a la ministra de Comunicación Jacqueline Faría y a otro usuario que le recriminó su petición, realizada la noche de Año Nuevo.


La religiosa, de 69 años de edad, insistió reiteradamente que no uso el término "desaparecerlos" como sinónimo de muerte o eliminación física de personas a través de 27 mensajes dirigidos a distintos usuarios que interactuaron con ella.

La controversia se originó cuando la monja, que es docente en un colegio de Maracaibo, contestó un mensaje escrito por la titular del Minci, en el que recordaba al asesinado diputado Robert Serra.

"@JacquelinePSUV nosotros también estamos recordandote no para deseart feliz año al contrario q Dios nos conceda la gracia de desaparecerles", le dijo en su cuenta @Pilarinaru.

La ministra le respondió inmediatamente "@Pilariranu q pena q sus años no le sirvan ni para ser humana", en alusión a la foto de perfil, donde se veía una mujer de la tercera edad. Esa foto fue retirada y en su lugar colocó una imagen con el texto en inglés "Pray for Venezuela" (Una oración por Venezuela).

La declaración de la religiosa y especialmente el uso del término "desaparecerlos" provocó una reacción masiva de condena en las redes sociales. En América Latina la desaparición forzada de personas fue usada masivamente por las dictaduras de derecha en países como Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay, entre otros.




Publicar un comentario