Alcalde venezolano sanciona a "bachaqueros" vistiendolos de naranja y obligándolos a limpiar calles

El alcalde de Puerto Cabello, Rafael Lacava, aplicó en su municipio un plan para atacar la venta de alimentos regulados en el comercio informal que consiste en vestir con una braga anaranjada  a los infractores y sancionarlos con trabajo comunitario.

​Explicó que la idea es sembrar consciencia sobre este delito. A los ‘infractores’, como se llama a los bachaqueros, se les pone a elegir entre usar la braga y hacer trabajo comunitario o someterse a la justicia mediante un proceso llevado por el Ministerio Público.


“Esto es un plan contra los bachaqueros de la ciudad de Puerto Cabello, que se denominó cuando se creó, toma conciencia Puerto Cabello, un tema que venimos trabajando desde hace algún tiempo en la ciudad, para el tema del buen comportamiento ciudadano y tengo que decir que cuando este plan se puso en práctica dio un gran resultado, el año pasado nosotros ideamos esta metodología donde a cada persona que conseguíamos en la calle haciendo este tipo de distorsiones de la economía para poder golpear el bolsillo del venezolano, le dabámos dos opciones, sí yo lo agarro vendiendo azúcar, café, leche, harina en la calle a 5, 6, 7 veces el precio del valor de ese producto, usted le tiene que dedicar un tiempo de su vida a el trabajo comunitario, para eso se creó la braguita anaranjada donde debía barrer en los sitios donde se le conseguía bachaqueando, para que todo el mundo visualizara la ilegalidad de sus actos, o la otra alternativa era utilizar las normas y las leyes y si no querías dar trabajo comunitario a la ciudad, usted se presentaba en fiscalía. Eso en 10 meses acabó literalmente con el tema del bachaqueo en la ciudad de Puerto Cabello”, expresó durante su participación en el programa El Desayuno de VTV.

Recomendamos leer este perfil de Leopoldo López
Lacava aseguró que: “El bachaquero es como una plaga, se descuida un día y los tienes otra vez en la calle haciendo de las suyas, esto es un plan donde uno puede tirar la toalla. Me surgió el problema del agua y tuve que aflojar con el tema de la comida, y los bachaqueros se me metieron por la esquina, ya ahora solucionado el tema del agua, tenemos un plan de distribución de alimentos que se va a dedicar en su totalidad a distribuir alimentos en los más de 1.520 puntos de ventas que tenemos identificados en los barrios de Puerto Cabello”.

“Cada una de las direcciones de nuestro municipio, va a tener una responsabilidad territorial, a cada quien se le va asignar por ejemplo 250 puntos de ventas y se debe encargar de cada una de las bodegas, que cada día estén surtidas de alimentos, para eso que hemos hablado con los máximos propietarios de los grandes centros de venta de la ciudad supermercados, grandes distribuidores, que es donde se a conglomeran todos los bachaqueros, porque en un supermercado que tiene la posibilidad de atender a 5.000, 6.000 mil personas es mucho más difícil controlar a los bachaqueros porque se unen con la gente que va a comprar al supermercado”, detalló.

Colateralmente, -aseguró- “palo para los bachaqueros, con el tema de la braga anaranjada, fiscalía, los cuerpos de seguridad del estado, por ejemplo cada bachaquero que se agarra en la calle bachaqueando, le sale una primera página en los principales diarios de circulación local, con lo cuales ya hemos hablado para que todos los días usted me dé un pedacito de su primera pagina para sacar nombre, apellido, braga y el tipo barriendo y a las personas que están incumpliendo con las normas”.

Tomado de Panorama,com.ve

Esta nota se publica para dejar el registro del evento. Cabe acotar que la medida, sin duda ilegal porque asume competencias jurisdiccionales, es similar a la que usaba en sus tiempos como gobernador del extinto Distrito Federal, el alcalde metropolitano Antonio Ledezma, para sancionar a vagabundos y mendigos en los años 90.


Publicar un comentario