Narco capturado por OLP era novio de Diosa Canales y lo vinculan con el Loco Barrera

El  excapitán de la Guardia Nacional, Vassily Kotosky Villaroel Ramírez, capturado este lunes como parte de las acciones de la Operación Liberación para el Pueblo (OLP),  es el elemento con el que la justicia estadounidense pretende vincular a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) con el tráfico de drogas y el lavado de divisas.

Villarroel Ramírez, quien comenzó a ser procesado por la justicia venezolana en 2008, tras la incautación de un lote de drogas en la ciudad de El Tigre, estado Anzoátegui, comenzó a ser requerido por las autoridades estadounidenses en 2011, quienes lo relacionan con el jefe narcotraficante colombiano, Frank Tello, deportado en julio de 2010 por Venezuela hacía los EEUU.


Tello, vinculado directamente con la organización criminal mexicana "Los Zetas", mantenía una relación sentimental con Gloria Rojas Valencia, dirigente de ese grupo.

Pero además El Negro Tello, como se le conocía, era el segundo a cargo de la organización de tráfico de drogas y legitimación de capitales, de Daniel "El Loco" Barrera, quien también fue capturado y entregado a EEUU en septiembre de 2012.

El caso de Tello, cuyo proceso se ventila en una corte de Nueva York, es uno de los citados por el diario The Wall Street Journal para relacionar al presidente de la Asamblea Nacional, diputado Diosdado Cabello, y a altos oficiales venezolanos, con actividades de narcotráfico.

Todo indica que el exmilitar, cuyo rango se califica como de un oficial subalterno, es considerado como la prueba de los nexos del gobierno venezolano con actividades criminales. Esto, a pesar de mucho antes del procedimiento de 2008, ya había dejado de ser militar activo.


En 2013 el  Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó al excapitán como un capo de la droga conforme a la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico (Kingpin Act).

Según la acusación, entre enero de 2004 y diciembre de 2009, el ex capitán y sus cómplices importaron miles de kilogramos de cocaína desde Colombia a través de Venezuela a México, para el transporte y la distribución dentro de Estados Unidos.

Villarroel Ramírez era novio de la modelo y actriz porno Diosa Canales, cuando se realizó la incautación de drogas en el Club Campestre "La Chinita", en 2008, en El Tigre, tal como lo reconoció ella misma varios meses después en una rueda de prensa.

Según declaraciones citadas por el portal web rumberos.net, la vedette explicó en junio de 2009  "que si era verdad que la persona a la que se acusó era su novio para aquel entonces, pero que él tampoco tuvo nada que ver con el caso, “

Y agregó que "… fue uno de sus empleados quien introdujo la droga en la finca y que ese caso ya está cerrado pues se demostró la culpabilidad de este señor”.




Publicar un comentario