Campañas de descrédito y persecuciones contra el chavismo advierte Ernesto Villegas


El periodista y excandidato a diputado por Caracas, Ernesto Villegas Poljak, advirtio sobre un plan de los sectores de derecha para organizar campañas de descredito y persecuciones contra "los hijos del pueblo que han tenido responsabilidades de Gobierno.

Villegas dice que se dedicara a relanzar el periodico Caracas Oeste

En una sintetica declaracion de 12 puntos, con fecha del martes pasado, Villegas preciso que la decision electoral de una buena parte de la poblacion de los sectores populares se traduce en un "inusitado y repentino poder político nunca antes tenido por la burguesía y el capitalismo desde la llegada del Comandante Chávez al poder en 1998."

Asimismo el comunicador anuncio que se dedicara de lleno a la direccion de Caracas Oeste el periódico del Oeste caraqueño que, como su lema lo indica, “ni el Este puede dejar de leerlo”, y que pronto estara informando sobre su relanzamiento "con todos los hierros'.

Este es el texto completo del mensaje


  1. Felicitaciones al pueblo venezolano que acudió cívicamente a ejercer su derecho al voto.
  2. Mi gratitud infinita a los 120 mil electores que en medio de insólitas adversidades respaldaron mi candidatura en Catia, La Pastora y El Junquito. No pienso dejarlos solos. Para acompañarlos en sus luchas no hace falta ser diputado.
  3. Mi reconocimiento a los líderes, sobre todo lideresas, de las UBCH, CLP, Consejos Comunales, Comunas, partidos del Gran Polo Patriótico y demás formas organizativas de nuestro pueblo, que se desplegaron con abnegada entrega en esta batalla, así como a todo mi equipo de trabajo por la intensidad y calidad del esfuerzo realizado.
  4. Mi gratitud y amor del bueno para mi esposa, mis hijos, hermanos y hermanas y demás integrantes de mi familia por su comprensión y apoyo.
  5. Asumo plenamente la responsabilidad por no haber alcanzado, por ahora, los objetivos propuestos. Con Chávez digo que vendrán nuevos desarrollos y el país tendrá que enrumbarse definitivamente hacia un destino mejor. Fueron insuficientes mis esfuerzos por incorporar en nuestro discurso y capitalizar la “arrechera” fermentada en el electorado, producto de la “roncha” que la estrategia del Sabotaje Económico Perfecto viene haciéndole pasar a nuestro pueblo, con la activa o pasiva contribución de nuestros propios errores, excesos u omisiones.
  6. Chávez vino. Más que arrecho, vino amoroso, hecho millones de ciudadanos que votaron por amor a él y a su propuesta socialista. Pero no bastaron. Era pedirle demasiado a Chávez que también ganara estas elecciones. Aunque lo intenté, me fue imposible convencer a una mayor parte de nuestro pueblo de canalizar su descontento depositando una vez más su confianza en la tarjeta de Chávez. Era pedir demasiado a Chávez, insisto, que también ganara estas elecciones. A la identidad que él nos legó no supimos o no pudimos agregarle una promesa básica que sedujera, entusiasmara, conmoviera y generara confianza, fe y optimismo en una mayoría electoral. Yo intenté hacerlo proponiendo en mi discurso el inicio de una Nueva Etapa de la Revolución Bolivariana, más comprometida con el pueblo, más cercana con la gente, más eficiente, más cristiana en el hacer más que en el decir, más chavista. Fue mi manera de aludir a aquel Nuevo Ciclo de la Revolución que Chávez proclamó tras su victoria electoral del 7 de octubre de 2012, marcado por el Golpe de Timón. Pero no tuvo mayor eco ni acogida. Creo que las cartas estaban echadas mucho antes de iniciarse la campaña.
  7. Saludo la reflexión autocrítica que ha convocado nuestro Presidente Nicolás Maduro Moros, a quien una vez más agradezco su confianza y amistad, que son recíprocas. Asistiré al Congreso del PSUV en mi condición de delegado por la parroquia Sucre, electo por las bases del partido. Allí insistiré en que debemos asumir en forma descarnada la dramática realidad en que se encuentra la Revolución Bolivariana. Ciertamente el chavismo está más vivo que nunca, pero también más golpeado que nunca. No fue una batalla cualquiera la que perdimos. El voto esperanzado de una mayoría por el “cambio” se traduce, por más vueltas que le demos, en un inusitado y repentino poder político nunca antes tenido por la burguesía y el capitalismo desde la llegada del Comandante Chávez al poder en 1998. Los enemigos de Chávez utilizarán ese poder contra el pueblo, como ya han comenzado a asomarlo, incluso contra esa parte que votó por la fulana “manito”. Intentarán arrebatarle los derechos sociales conquistados en Revolución. Y no escatimarán esfuerzos por desconectar al pueblo chavista de su dirigencia con campañas de descrédito y persecuciones. Si lo hicieron con Arturo Uslar Pietri en 1945 qué no harán con los hijos del pueblo que han tenido responsabilidades de Gobierno.
  8. Tenemos razones de sobra para seguir luchando. La defensa del proyecto de país dibujado en nuestra Constitución Bolivariana debe movilizarnos. Las conquistas sociales de nuestro pueblo, especialmente de la clase trabajadora, las mujeres y los excluidos en general, debe encontrar a los chavistas a la cabeza, a todo riesgo. También la defensa del derecho de nuestro pueblo a empoderarse mediante los consejos comunales, comunas y demás formas organizativas de la democracia participativa y protagónica. El respeto a la existencia del chavismo como identidad política, y como primera fuerza política individual del país, tendremos que ganárnoslo en la calle, codo a codo con nuestras bases revolucionarias del PSUV y más allá de sus filas, sin sectarismos ni mezquindades. La causa del socialismo bolivariano sigue intacta como única alternativa viable frente a la fatalidad del capitalismo salvaje neoliberal, que la derecha criolla, envalentonada, intentará restaurar en Venezuela bajo el disfraz del “cambio”.
  9. En estos 17 años la derecha aprendió de sus sucesivas derrotas. Ahora nos toca a nosotros aprender de esta nuestra. Y debemos hacerlo ya. No hay tiempo que perder.
  10. Pasada la jornada electoral, puedo ahora dedicarme de lleno a la dirección de Caracas Oeste, el periódico del Oeste caraqueño que, como su lema lo indica, “ni el Este puede dejar de leerlo”.  Pronto estaré informando sobre su relanzamiento, con todos los hierros, como tribuna para los caraqueños que sabemos que otro mundo no sólo es posible sino indispensable para la supervivencia de la Humanidad.
  11. El día que dejemos de luchar comenzamos a morir. Chávez vive, la lucha sigue.
  12. Dios bendiga y proteja a Venezuela
Publicar un comentario