Informático que clonó servidor para fraude comercial en PDVSA es activista opositor, vive en Florida y trabaja como repartidor de encomiendas

El administrador de sistemas que está señalado de haber clonado el servidor de la unidad de Comercio y Suministro de PDVSA, dentro de un esquema de fraude que causó pérdidas por más de 5 mil millones de dólares, trabajó durante casi 20 años para la estatal petrolera venezolana, hasta el año 2015, y ahora reside en la cudad de Orlando en el estado de Florida (EEUU), donde labora como conductor de empresas de delivery y correo.


Se trata de Luis Liendo, un hombre de 41 años, que ha sido mencionado en la demanda civil de PDVSA contra un conjunto de compañías comercializadoras de petróleo y sus derivados, que desde el año 2004 pagaron sobornos a funcionarios para tener acceso a información privilegiada dirigida a ganar licitaciones y modificar a su favor los precios del crudo o de sus derivados que serían vendidos o comprados por la corporación de energía.

La demanda, presentada la semana pasada a nombre de PDVSA Litigation Trust (una unidad legal de la petrolera), indica que Liendo, a cambio del pago de sobornos instaló o configuró un "clon" del servidor del departamento de Comercio y Suministro para tener acceso en tiempo real a la información confidencial.

La solicitud judicial, consignada por el abogado David Boeis, precisa que la contratación del administrador de sistemas la hicieron Leonardo Baquero Sánchez y Francisco Morillo (que crearon en 2004 la firma Helsinge, objeto de la demanda), e incluyó la interconexión de otros medios electrónicos para acceder de inmediato a información de contratos futuros o de ofertas que presentaran los competidores.

De acuerdo con su perfil socioprofesional en la red LInkedIn, Liendo trabajó desde 1996 hasta mayo de 2015 en la unidad de IT de la petrolera venezolana, donde llegó a a ser administrador de sistemas y estar a cargo del mantenimiento de una plataforma de Lotus Domino de más de 100 mil usuarios alrededor del mundo.

El documento legal no precisa la fecha en que se instaló el clon del servidor. Sin embargo llama la atención que desde 2008 Liendo muestra en su página de Facebook numerosas fotos de períodos vacacionales y de viajes al Sur de Florida junto con familiares y allegados, por lo que no sería descartable que la negociación se hubiera registrado en esas fechas.

En una página web personal, luisliendo.com, el experto en IT explica que en marzo de 2015 se vió forzado a escapar de Venezuela "por presión política ya que no era partidario del partido gubernamental". Agrega que los "chavistas" lo acusaron de ser un traidor para muchos y por su seguridad personal decidió mudarse a Miami.

En diciembre de 2016 decidió mudarse con su familia a la ciudad de Orlando, donde vive en la comunidad de MetroWest y se gana la vida prestando servicios de soporte en sistemas y como conductor de compañias de reparto de alimentos (delivery) y encomiendas.

Su trabajo más estable, según su perfil laboral, lo tiene desde mayo pasado en el Adventist Health System (sistema de salud de la iglesia adventista) ubicado en Altamonte Springs (Florida). Alli repara computadoras e instala programas como especialista de soporte a usuarios de IT. Otros trabajos que enumera son como conductor-repartidor en Uber, Lyft, Postmates y Amazon.

En enero de 2016 Liendo y esposa Rosana Mojica, inscribieron la compañía Murachí Corp. con domicilio en Miami.

En su página de Facebook se muestra como activista opositor, a tal punto que en febrero de 2017, previo a la violencia insurreccional que arrancó en abril, promovió la firma de una petición al Congreso de EEUU para actuar contra Venezuela. Su último post es también una invitación a firmar una petición a la ONU para una "intervención humanitaria" en la nación suramericana. En la misma aparecen los logotipos del grupo Equilibrio, de policía y piloto Oscar Pérez (que robó en junio un helicóptero desde donde disparó contra edificios públicos) y de la organización Resistencia, que aglutina a los factores más extremistas y violentos de la derecha venezolana.



La demanda civil de PDVSA involucra a unas 40 compañías o personas que, articuladas por las empresas Helsinge (de Baquero y Morillo), desarrollaron el esquema de fraude que causó pérdidas por al menos 5 mil 200 millones de dólares desde 2004, segun los primeros estimados de Boies.

Entre los gerentes de negocios clave que coordinaron este esquema ilícito desde dentro de PDVSA (según la demanda) se encuentran Rene Hecker (gerente comercial del Departamento Comercial y de Suministro hasta 2013), Marco Malave (Jefe del Departamento Comercial y de Suministros de PDVSA desde 2012 a 2017, cuando fue detenido y enjuiciado), Edgar Garcia (gerente de negocios en el Departamento de Transporte y Carga de PDVSA hasta 2008), e Ysmel Serrano ( a quien el escrito identifica como el actual Jefe del Departamento Comercial y de Suministros de PDVSA). Serrano ocupa desde diciembre la Vicepresidencia Ejecutiva.

Vale mencionar que hace dos semanas el equipo del nuevo vicepresidente de Comercio y Suministro, Fernando del Quintal, ordenó restringuir el acceso a la aplicación de compras y ventas al comprobar que habían muchas fugas de información, según un vocero de confianza.
Publicar un comentario