Banda armada contratada por terrateniente asesina a campesino en Sur del Lago

Este es "Caballo", un campesino del Sur del Lago, asesinado éste jueves #10ENE en el Fundo Buena Esperanza por una banda armada contratada por un terrateniente para impedir su entrega a familias campesinas.

Su nombre es José de La Cruz Márquez, de 54 años, esposo de la vocera campesina Judith Angulo, quien desde hace al menos 10 años encabezaba la lucha por el rescate del predio declarado improductivo y que en septiembre fue adjudicado a más de 300 familias.


José de la Cruz Márquez, de 54 años

Caballo recibió un disparo a quemarropa que le destrozó el corazón por parte de uno de los integrantes de un grupo armado contratado desde el 20DIC por el presunto propietario del predio, Rogelio Arteaga, para amedrentar al grupo con actos directos de violencia, según informó Norka Aragón, líder del grupo.

En el incidente, registrado a las 5 de la tarde de ayer, participó el propio Arteaga, su capataz, su secretaria y el esposo de esta, quienes realizaron disparos. Jesús Arellano, otro campesino, también está herido y fue derivado al hospital de El Vigía (Mérida) donde recibe atención médica.

El hombre señalado de disparar contra Márquez fue aprehendido por agentes de la Policía del Zulia y se encuentra la unidad del #CICPC en la población de Caja Seca. Otra persona también estaría detenida aunque el grupo campesino no ha recibido información sobre la identidad de los agresores.

De acuerdo con el testimonio de los agraviados el grupo se presentaba como paramilitares y alternativamente como parte de un "colectivo" de la ciudad de Ejido dirigido por un sindicalista del sector construcción de nombre Boris y que está o estuvo vinculado con el Movimiento Tupamaro.

De hecho Boris fue contactado por los dirigentes de los Tupamaros en el municipio Caracciolo Parra y en el estado Mérida tras requerimientos de los campesinos, según confirmó Norka Aragón.

Miembros del grupo hostigaban a las mujeres con amenazas de violación y habían visitado a los ocho coordinadores de grupos (la mayoría mujeres) para advertirles que el día 10 de enero les iban a "sacar las tripas" pues en esa fecha "Maduro caía".

La hostilidad y la violencia contra los adjudicatarios de la tierra se incrementó desde el 20DIC. luego de que se conociera que la Vicepresidencia Ejecutiva de la República había enviado un instructivo para la ejecución del desalojo del terrateniente y la entrega de la tierra a los parceleros, conforme a la decisión del directorio del INTI.
Publicar un comentario