Bancoro en Cojedes: Bolívar, Zamora y Falcón

“Gobernación de Cojedes reintegrará salarios a trabajadores afectados por la intervención de Bancoro” decía el titular del noticiero regional de Venezolana de Television, esta mañana a las 9. A esa hora no se ve televisión. Simplemente se deja encendido como en un extraño ritual. Pero la verdad que el titular en menos de un segundo me sacudió. Es que, la verdad, sin reflexionarlo mucho, asi de golpe, me pareció raro.

En detalle la nota informaba acerca de la actuación de la Gobernación del Estado (¿Bolivariano?) Cojedes para asegurarle a los trabajadores de ese ente que sus salarios depositados en el intervenido Bancoro, serían reintegrados por la institución. Que nadie se angustiara porque ya inclusive estaban depositando la próxima quincena en el Banco Bicentenario.
La nota precisaba que el pago de la nómina de la Gobernación se realizaba en Bancoro y que los trabajadores no pudieron hacer efectiva su quincena toda vez que la intervención del ese banco se realizó justo antes de la fecha de cobro. Pero que nos se preocuparan, pedía el gobernador Bolívar (?), porque su despacho ya estaba abriendo las nuevas cuentas y depositando lo retenido.

Pero claro, uno sin darse cuenta, se preocupa, o más que preocuparse, la vaina le comienza a sonar raro. Y no es que uno desconozca los vinculos entre San Carlos, donde mataron a Zamora, y Falcón (no el Estado sino el general que según las malas lenguas lo mandó a mata). Pero la verdad que ya la estrechísima relación con Bancoro es una novedad, y no precisamente histórica. (Aunque si es “histórica” en el sentido de que es producto de un “proceso histórico”).

Y digo que es estrechísima (¿y arrechisima?) porque me pusé a buscar (por pura curiosidad malsana) y encontré que el gobernador Bolívar precisaba que en Bancoro “la Gobernación Bolivariana de Cojedes tenía allí un doceavo (recursos correspondientes a un mes del año) en el banco, así como algún plan de inversión.” (http://www.correodelorinoco.gob.ve/regiones/empleados-que-poseian-sus-nominas-bancoro-tienen-sus-ingresos-garantizados/ )

Yo no se cuanto será ese “doceavo”, y muchos menos ese plan de inversión, pero esa vaina debe ser como que a uno se le quede en un banco intervenido todo el salario de un mes en la cuenta nómina y una cuenta a plazo fijo con unos reales que pensaba usar para comprarme la nevera nueva antes de que la vieja (que tiene como 20 años) “se tire tres”.

El caso es que no es que uno no sea bolsa, pero por lo menos cualquier hijo de la Patria (o de Dios, segun sus creencias y preferencias) sabe que una cosa es la cuenta nómina y otra bien distinta la de los ahorros, por pocos que sean. Pero ni de broma se van a tener en el mismo banco.

Lo otro es que uno más a menos se conoce esos pueblos. Bastantes veces hemos pasado por ahi, de Barinas a Caracas y viceversa. Y la verdad que la Villa de San Carlos de Austria es justamente eso, una villa, si se le compara con Acarigua o Barinas: hasta hace unos pocos años ni siquiera terminal de pasajeros tenía. Por lo tanto todos los tipicos servicios que abundan en las grandes ciudades, por allá son escasos, incluyendo los bancos.

Por eso no puede sino calificarse de estúpido que una gobernación decida pagarle a sus 5 mil trabajadores a traves de un banco que solo tiene dos agencias en todo el estado Cojedes: una en San Carlos y otra en Tinaquillo. Con seguridad una tarde o una mañana perdería cada trabajador para cobrar su salario. Porque en la bodega del barrio o del caserío no hay punto de venta y hay que pagar en efectivo.

Pero si ademas todo el “doceavo” estaba en ese banco, debe suponerse que proveedores y contratistas también cobraban por ahí. O sea un gentío.
Contradictoriamente el Banco Bicentenario tiene ocho agencias en el estado Cojedes ( http://www.banfoandes.com.ve/donde_estamos.php ), es decir cuatro veces mas que el banco usado por el mayor empleador y pagador de la entidad. Incluyendo en poblaciones bien lejanas como El Pao y El Baúl.

Obviamente el calificativo de estúpido no es para el tesorero de la gobernación o para quien haya decidido colocar todo en Bancoro. Todo el mundo sabe que los vendedores de esos bancos (“ejecutivos de cuentas” los llaman) juegan rudo: por una cartera como esa ofrecen comisiones a diestra y siniestra.

Y no deja de resultar llamativo que hasta ahora nadie haya comentado esas extrañas concentraciones de depósitos bancarios en la tierra donde coinciden Bolívar (y no precisamente el Libertador), Zamora y Falcón.
Publicar un comentario