El italiano que construyó la ciudad-dormitorio de las capas medias de Valencia

Parte de una familia de la burguesía valenciana, de origen italiano, Vicencio (Enzo) Scarano creció con una empresa constructora fundada por su padre, dirigida a la ejecución de obras públicas.
Pasó de hacer carreteras, algunas con severas fallas, como una en Güigüe hace más de 20 años que no aguantó sus primeras lluvias, a hacer una ciudad para las capas medias de la gran Valencia.

El asentamiento de nuevos urbanismos en los alrededores del pueblo de San Diego se inició hace unos 30 años.
Una década después, los políticos locales decidieron crear un municipio con todos los recursos, la autoridad y las oportunidades para hacer “guisos” y negocios.
Pero será el italiano de 50 años de edad, quien consolidará el modelo que ha permitido instalar a unas 100 mil personas en el municipio, según el censo de 2011.
La inmensa mayoría son pequeños empresarios, profesionales independientes y especuladores comerciales.
De allí que medidas que afectan al gran capital, como controles de precios, cambiarios o laborales también impactan sobre este sector. Y explican su hostilidad hacia  las políticas bolivarianas.
Además de viviendas, en la entidad se ha promovido la instalación de grandes (o masivas) universidades privadas como la Arturo Michelena y la José Antonio Páez, junto a varios colegios universitarios.
Esto se ve complementado con el gigantesco centro comercial Metrópolis, parques de atracciones y otros proyectos comerciales en marcha.
Pero todo eso no fuera suficiente para formar la nueva ciudad del capitalismo, la Policía Municipal está (o estaba) dirigida por un comisario formado en la minúscula Frostproof, en el estado de Florida, EEUU.
Para colmo, Salvatore Lucchasse, el jefe de la Policía, no es venezolano por nacimiento como establecen las leyes locales.
Publicar un comentario