Ramón Muchacho se educó a la sombra del Opus Dei

Dicen en Maracaibo que el Liceo Los Robles es el más exclusivo e importante de la ciudad.
Esa posición la disputa con el Colegio Alemán y con la bilingüe Escuela Bella Vista. En todo caso, para estudiar allí hay que ser considerado un auténtico rico y parte de las más tradicionales familias del estado Zulia.

En ese colegio, fundado en 1973 y solo para varones, cursó todos sus estudios básicos y secundarios, el actual (y aún) alcalde del municipio Chacao, Ramón Alberto Muchacho Bracho.
Desde su primer grado de primaria hasta el quinto año de bachillerato, que culminó en 1990.
Pero sin duda el dato más llamativo del Liceo Los Robles es que pertenece a la prelatura del Opus Dei, una institución de la Iglesia católica que oficialmente promueve el ejercicio de la fe en el ámbito profesional. Pero que es reconocidamente conservadora y defensora de los intereses del empresariado en el contexto político.
Allí también cursó sus estudios, algunos años más tarde, Roberto Annese, el hombre de 33 años que falleció el sábado 29 de marzo cuando disparó un mortero casero en el norte de Maracaibo.

Religioso y “decente”
Un excompañero de estudios de Ramón Alberto lo recuerda como alguien religioso y “decente”. Y el término lo uso para describir a alguien que a pesar de la riqueza de que gozaba, mantenía una relación cordial y respetuosa con el resto de los estudiantes.
Era un deportista entusiasta y disciplinado, con capacidad para practicar diversidad de especialidades y competir en los juegos y olimpíadas organizadas en la institución.
Y desde esa época ya se destacaba por su capacidad de liderazgo, pues durante varios períodos fue electo por sus compañeros como el presidente de la clase.
El condiscípulo sabe que Muchacho era hijo de una pareja de empresarios zulianos muy acaudalada y que guardaba estrechas relaciones con la actividad política en el Zulia.

Universidad Emory y Fundación Gallí
Al egresar del bachillerato, Muchacho inició sus estudios de Derecho en la caraqueña Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).
En ese período debe haber tropezado con la gente de lo que sería luego Primero Justicia, pero en sus biografías públicas no se hace referencia a eso.
Se convierte en abogado y cursa estudios de postgrado en Derecho Financiero en la misma universidad. Hasta que en 1998 el nexo con el Opus se reactiva por la vía académica.
Muchacho realiza un MBA en la escuela de negocios Goizueta de la Universidad de Emory, un centro de estudios de Atlanta, EEUU, ligado directamente con la organización religiosa.
Volvió al país en 2001 para ocupar una influyente posición en la Alcaldía Metropolitana de Caracas, en la gestión de Alfredo Peña.
Dos años después su formación académica con la Obra, continuó con su participación en el Programa de Formación para el Servicio Público, dictado por la Fundación Gallí en España y Suiza.
Este es un centro de estudios creado por el industrial suizo Charles Burrus, y se enfoca en la responsabilidad corporativa en los procesos de economía global.

Hijo de la burguesía formado para su defensa
Muchacho se convirtió en una figura pública de la mano del exalcalde metropolitano Alfredo Peña, electo en las listas del chavismo, pero que “saltó la talanquera” pocos meses después.
En ese período, la alcaldía fue usada para conspirar contra el Gobierno Bolivariano, impulsar el golpe de Estado y promover la revocatoria del mandato del presidente Chávez.
En 2003, a su regreso de Atlanta, Muchacho es designado prefecto de Caracas e intenta aplicar en esa instancia de poder local las técnicas gerenciales recién aprendidas en Gillé.
Pero simultáneamente el activista político-religioso asume posiciones de dirección en grandes corporaciones empresariales de Venezuela.
En esos años aparece como parte de la junta directiva de Tamayo y Cia, una importante corporación comercial dedicada a la importación y distribución de licores y alimentos.
Su posición era de vocal, pero destacaba en medio de nombres y apellidos ligados familiarmente.
También figuró como vocal en la mesa directiva de Central Venezuela, una gigantesca corporación azucarera creada en 1913 en el sur del Lago de Maracaibo, propiedad desde 1965 de la familia Brillembourg.
Otra vez Muchacho se hacía notar por ser el único con apellidos criollos en una amplia junta de hijos y sobrinos.
Esta central azucarera, y sus áreas productivas constituidas por buena parte de la colonial Hacienda Bolívar, fueron intervenidas por el gobierno de Chávez en 2010 y permanecen bajo control accionario y operativo del Estado.
Sin embargo, el hasta ahora alcalde ha hecho lo posible por ocultar esa faceta de desempeño laboral en el ámbito empresarial.
Formalmente su registro en el Seguro Social muestra un largo paso de 10 años por la Alcaldía Metropolitana. Incluso, durante la gestión chavista de Juan Barreto, su nombre permanece en la nómina del IVSS.
Desde 2008 intentaba obtener la Alcaldía de Chacao, y paradójicamente, a solo tres meses de asumirla surgen claros elementos de que la puede perder.

La obra de Dios
La congregación personal (por no ser territorial) Opus Dei, fue fundada en 1928 por Josemaría Escrivá de Balaguer, un polémico religioso español, que puso su movimiento al servicio de la dictadura de Francisco Franco en España.
En torno a la Obra, existen aspectos llamativos y polémicos como sus generosos y extensos esfuerzos en materia académica, y su incidencia directa en la vida política.
Muchacho, nacido el 25 de diciembre de 1972, no es el único líder político venezolano perteneciente o formado por el Opus Dei.
Sin embargo puede ser sí el más contemporáneo con una relación tan cercana y orgánica.
En el país es notoria la actuación de miembros de la Obra como Enrique Mendoza y el excanciller José Rodríguez Iturbe, quienes tomaron votos de castidad.
Ese no sería el caso de Muchacho, quien declara haberse casado en 1998, antes de su viaje a Atlanta.
Sin embargo, son extensos los aspectos de la vida del mandatario municipal que se mantienen ocultos.
Además de sus militancias religiosas y políticas (es miembro de Primero Justicia) forma parte de la asociación  Liderazgo y Visión, una organización comprometida con la defensa de la propiedad privada y promotora de un  clásico discurso anticomunista.

Publicar un comentario