Imputan por tenencia de artefactos explosivos a presidente de organización anticomunista tutelada desde EEUU

El presidente de la organización anticomunista Un Mundo Sin Mordaza, Juan Rodrigo Diamanti Vidaurre, fue imputado este viernes por su vinculación con la obstrucción de vías públicas y tenencia de artefactos explosivos en la sede donde funciona la agrupación a su cargo en la urbanización Sebucán, municipio Sucre del estado Miranda, al este de la capital venezolana.

En la audiencia de presentación, la fiscal 20º nacional, Katherine Harrington, imputó a Diamanti Vidaurre, un economista de 30 años de edad, por presuntamente ser cómplice no necesario en los delitos de tenencia de artefactos explosivos y obstrucción a la vía pública, previstos y sancionados en el Código Penal, informó el Ministerio Público en una nota de prensa.

Juan Rodrigo Diamanti Vidaurra

En este sentido, la representante del Ministerio Público solicitó medidas cautelares para Diamanti, por lo que el Tribunal 27° de Control del área metropolitana de Caracas acogió la precalificación fiscal y ordenó la prohibición de salida del país para el hombre.

Según la investigación preliminar, el 29 de abril funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) que realizaron un allanamiento a la quinta Michoacán, encontraron guayas, bombas molotov y los denominados miguelitos.

El inmueble funciona como sede tanto de Un Mundo Sin Mordaza como de la agrupación Humano y Libre, dirigida por el abogado y propagandista de derecha, Gustavo Adolfo Tovar Arroyo, quien está radicado en México.

En virtud de la situación, el hombre  fue aprehendido por funcionarios del Sebin cuando se disponía abordar un vuelo hacia Panamá el miércoles pasado.

El hombre, formado en el exclusivo colegio San Ignacio y graduado como economista en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), ha sido pieza fundamental en la campaña donde se acusa a Venezuela de no permitir una prensa libre.

Y ha estado relacionado con la organización estadounidense Freedom House, una de las piezas claves de los golpes “suaves” en Europa Oriental y el Cáucaso, participando activamente en el financiamiento y la promoción internacional de las organizaciones involucradas junto a la NED, la USAID, el Open Society Institute y el Project for Transitional Democracy. Cada año publica un informe titulado “El Estado del Mundo”, que divide todos los países en tres categorías: países libres, parcialmente libres o dictaduras, una división totalmente acorde a los intereses de Washington, según indica un artículo publicado en el portal web de información alainet.org.

El Instituto George W. Bush y Freedom House convocaron el 19 de abril de 2010 en Dallas, Texas, un encuentro de “activistas por la libertad y los derechos humanos” y “expertos en Internet” para analizar el “movimiento global de ciberdisidentes”.

Al mismo, asistieron Rodrigo Diamanti de la organización Futuro Presente de Venezuela; Arash Kamangir de Irán; Oleg Kozlovsky de Rusia; Ernesto Hernández Busto de Cuba; Isaac Mao de China y Ahed Alhendi de Siria.

También estuvieron presentes miembros del gobierno estadounidense y otras organizaciones vinculadas con la comunidad de inteligencia de Washington, como Oscar Morales Guevara, fundador del movimiento “un millón de voces contra las FARC” y promotor de un movimiento contra el Presidente Chávez a través de Facebook; junto a Jennifer Windsor, directora ejecutiva de Freedom House.

Hoy Freedom House se publicita como una voz a favor de la democracia en el mundo, pero se financia con fondos públicos estadounidenses, de la USAID, la NED y la CIA, de la Fundación Nacional Demócrata, y de la World Anticomunist League, el gobierno de Holanda, el Departamento de Estado (DOS), la Open Society Institute, entre otras organizaciones.

Publicar un comentario