Acaparadores de insumos médicos obtienen ganancias de 140 millones de dólares al año

Jacob Serfati Benzadon, el propietario del grupo empresarial Jayor, acusado por el gobierno de Venezuela de esconder material hospitalario y medicinas para el tratamiento de la insuficiencia renal, afirmó que el consorcio que dirige obtiene ganancias anuales de 140 millones de dólares por sus operaciones en América Latina.

De acuerdo con su propia síntesis curricular, presentada como parte de una operación de toma de control de una empresa de aviación en el estado de la Florida en 2013, Serfati expone que su organización había obtenido 140 millones de dólares de ganancia durante el año 2010 por sus actividades de producción en Venezuela, México y El Salvador, pero con cobertura comercial del resto de Centroamérica, el Caribe y Suramérica.

El empresario destaca el hecho de que su grupo de compañías pasó de tener ganancias del orden de 500 mil dólares en 1991, cuando fue fundado en Caracas, como una firma local, hasta lograr ganancias millonarias tras su transformación en una transnacional y su mudanza a Miami en el año 2000.

Serfati, quien tiene 49 años y es venezolano por nacimiento según su documento de identidad, es el segundo de tres hermanos, y mantiene su residencia oficial en la urbanización La Florida de la capital venezolana, de acuerdo con datos del registro electoral.

En contrapartida su hermano mayor, Moises, de 50 años, y el menor, Samuel, de 45, están residenciados en México desde el año 2004. Alli, al menos Moises, actua como representante de Jayor.

Jacob es ingeniero electrónico egresado de la Universidad Simón Bolívar (USB) en 1987 con la distinción Magna Cum Laude, aunque nunca trabajó en esa área. Su hoja de vida muestra empleos en dos multinacionales farmacéuticas, Abbot y Pharmacia entre 1987 y 1991. Desde ese año su única ocupación ha estado vinculada con la dirección del grupo Jayor.

Las operaciones del grupo incluyen empresas como Suministros Jayor, Centro de Diálisis Jayor, Cosmeticos Jayor, Suplidora Hospimed, Laboratorio Biogalenic y Dinavica en Venezuela.

Mientras en México opera Laboratorios Jayor, en El Salvador Laboratorios Biogalenic, y en Argentina anunciaron hace un año la apertura de un centro de producción de soluciones parenterales con un inversión de 50 millones de dólares, según una nota de prensa del Ministerio de Industrias de la nación sudamericana.

En el sur de la Florida, donde se encuentra la base de operaciones del grupo, Jacob Serfati tiene intereses en unas 25 empresas según el registro mercantil de esa entidad. Eso incluye firmas como Sensi Medical, Vive Investments,  E-Rosh Corp. Asimismo su presencia en Orange Air, una firma de aviación.

Sin embargo una de las más llamativas es LipoMedix Pharmaceutical Inc., en cuyo junta directiva aparece Serfati, Se trata de una firma de investigación que trabaja en el desarrollo de “un innovador, seguro y eficaz tratamiento contra el cáncer basado en el suministro de liposomas”. En esta firma junta a un par de investigadores y de inversionistas destaca el mayor general de ejército israelí, Meir Dagan, exjefe del Mossad, el servicio de inteligencia y operaciones especiales del estado de Israel.

La familia de Serfati es además propietaria en Venezuela del establecimiento Locatel San Martín, una franquicia de distribución al detal de medicamentos y equipos médicos con importante presencia de mercado en la nación sudamericana, asi como en Colombia y otros países latinoamericanos. Esto se desprende del obituario de la abuela de Jacob, Lili Benzadon, en 2006, el cual lo identifica como director de la firma, así como a su padre, Salomón Serfati Israel.

Cabe destacar que Jacob Serfati y su esposa Ori Daysi Benarroch son residentes del condado Aventura en el sur de la Florida, y están registrados como electores según el registro público de votantes. Asimismo el nombre de Serfati aparece repetidamente como contribuyente de campañas políticas de candidatos al senado y la cámara de representantes del congreso estadounidense.  La principal receptora de sus aportes ha sido desde 2008 la representante republicana, Ileana Ros-Lehtinen, que mantiene constantes campañas contra el gobierno de Venezuela.

Publicar un comentario