Super Tucano para golpe en Venezuela lo prestaría contratista de la CIA (Fotos)

El avión Super Tucano, que se utilizaría para bombardear diversos puntos de la capital venezolana, como parte del plan de un golpe de Estado, sería proporcionado por una contratista privada de seguridad estadounidense que obtuvo la aeronave para labores de adiestramiento de pilotos.

Esa conclusión es factible toda vez que se trata del único avión modelo EMB-314B1 o Super Tucano, que el fabricante brasileño Embraer vendió a un particular y no a gobiernos como parte del equipamiento de sus fuerzas armadas formales.

La aeronave, según los registros de aviación en EEUU, fue adquirido por la firma Blackwater Wordlwide y registrada a través de su empresa relacionada EP Aviation LLC. Eso ocurrió el 21 de febrero de 2008 tras una negociación iniciada en 2007 y que fue reseñada por la revista Wired, entre otros medios.

En los meses anteriores la compañía, que entrena y contrata mercenarios para las guerras que se libran en lugares tan lejos como Irak o tan cerca como Colombia, habìa registrado a traves de EP Aviation, otras 28 aeronaves, incluidos 14 helicòptero Bell 412, segun la misma publicación.

El Super Tucano es de color blanco y está identificado con la matrícula N314TG. Actualmente está registrado a nombre de Tactical Air Support Inc., otra firma de seguridad privada de EEUU con sus cuarteles en la ciudad de Reno, Nevada.

La aeronave tiene la suficiente autonomía de vuelo para desplazarse desde EEUU hasta algún punto en Colombia, donde los contratistas de seguridad de EEUU prestan servicios y disponen de recursos operacionales. Y desde alli realizar el vuelo hacia sus objetivos en Caracas.

La empresa Blackwater, que hoy es conocida como Academi, ha estado involucrada en acciones de combate en Irak, donde en 2007 fue cuestionado su desempeña en un incidente que causó la muerte de 17 civiles.

Asimismo en 2009 el diario The New York Times reveló que la CIA la contrató para asesinar a sospechosos de ser miembros de Al Quaeda, y en 2010 Alemania exigió explicaciones por un plan para matar a un ciudadano alemán de origen sirio que habrìa sostenido encuentros con activistas de la agrupación fundada por Bin Laden.

Nota en desarrollo
Publicar un comentario