Hijo de chofer de autobús se convierte en primer alcalde musulmán de Londres

"Sadiq ganó porque él representa a todo inmigrante que viene a Londres con ambiciones y en busca de éxito. Cada uno de los que vivimos en Londres, pero venimos de tierras lejanas, nos identificamos con Sadiq."


Por Nancy Carolina Graterol / Exclusivo para La Tabla 

Sadiq Khan, candidato del partido Laborista, ganó este viernes la Alcaldía de Londres de una forma contundente con el 57% de los votos. Khan, no sólo se convierte en el primer Alcalde musulmán de Londres, sino también rompe el récord al recibir la mayor cantidad de votos hasta ahora.
Sadiq también termina con los ocho años de control de esta Alcaldía por parte del partido Conservador, a través de Boris Johnson, el constante buscador de publicidad y ahora aspirante a Primer Ministro.

Pero ¿quién es Sadiq y qué representa su triunfo en estas elecciones?

Por coincidencias del destino conocí a Sadiq en el 2014, cuando nuestro amigo en común, el periodista David Cohen del periódico The Evening        Standard, nos pidió que corriéramos con él y otro amigo, Derek, el Maratón de Londres. La idea era recoger dinero para un programa de ayuda financiera para ex miembros de bandas delictivas que querían cambiar sus vidas. Sadiq fue nuestro recolector estrella, no sólo recogió el 98% de más de 20 mil libras esterlinas, sino que fue el primero de nuestro equipo en terminar la carrera. Sadiq también fue el ganador entre los tres Miembros del Parlamento por el partido Laborista que estaban participando, un ángulo que él explotó en la prensa con humor y picardía.
Sadiq, Nancy Carolina Graterol, autora de esta nota y el periodista David Cohen 
Esta naturaleza competitiva fue lo primero que noté en Sadiq. Yo ya sabía que su intención para el futuro era convertirse en candidato para la alcaldía de Londres y, quizás de alguna manera, este esfuerzo caritativo también estaba dirigido a hacerse un nombre en la prensa local y nacional.
Pero lo que también noté fue su honesto deseo de ayudar a los menos privilegiados y aportar algo positivo. Sin duda alguna, este elemento afinará las tensiones entre Sadiq y el líder de su partido, Jeremy Corbyn, quien se ha convertido aquí en una referencia similar a lo que representó Hugo Chávez cuando se lanzó por primera vez a candidato en Venezuela.

                                NO HAY QUINTO MALO
Sadiq es el quinto de ocho hijos de una pareja humilde de trabajadores de Pakistán  residenciada en Londres. Fue a la escuela del gobierno local y se graduó de abogado en una universidad del norte de Londres poco conocida. Fue un estudiante estrella que, con su inteligencia académica y esfuerzo, logró grandes triunfos a nivel profesional. De hecho parte de su campaña para alcalde se basó en presentarse al público como un orgulloso hijo de un chófer de autobús. Esto contrastaba con el background de su rival, el Conservador Zac Glodsmith, heredero de una multimillonaria fortuna de una dinastía inglesa de muchos años.
Nuestro nuevo alcalde comenzó su carrera como abogado especializado en derechos humanos y fue presidente de Liberty, una organización no gubernamental que promueve los derechos humanos en Inglaterra y Gales . Fue en esta etapa de su vida cuando le correspondió compartir plataformas en eventos públicos con personajes que luego fueron acusados de ser extremistas islámicos. Por cierto, esta información fue usada por el partido Conservador en la campaña, y por las intrigas que generó fue calificada como vergonzosa, incluso por importantes miembros del partido Conservador y la propia hermana de Goldsmith.

En 2005 Sadiq dejó un bufete de abogados muy exitoso del cual formaba parte, para lanzarse como candidato a diputado del partido Laborista  por Tooting, un barrio de Londres que podríamos comparar con Petare, y donde Sadiq nació, se crió y todavía vive con su esposa y sus dos hijas. Este aspecto es importante en la personalidad de Sadiq: cree genuinamente en el valor de la comunidad y es un vivo ejemplo de esto.

LONDRES ESCOGE LA ESPERANZA SOBRE EL MIEDO

Esto fue lo primero que dijo Sadiq al ganar las elecciones de alcalde. El partido conservador había dirigido una campaña de descrédito contra él, tratando de presentarlo como simpatizante de extremistas islámicos. Esta campaña, en la que incluso participó el Primer Ministro David Cameron, estaba tratando de incitar odio, intolerancia y miedo en la gente.

La estrategia les salió por la culata, ya que Londres es una ciudad multicultural y multiracial, donde ser diferente significa ser londinense, y donde la gente tiene una interpretación muy profunda sobre temas como el Estado Islámico o las guerras en Iraq y Siria. Aquí quien venga con un discurso político divisivo y racista, como se observa en Venezuela, puede empacar sus maletas.

Sadiq ganó porque él representa a todo inmigrante que viene a Londres con ambiciones y en busca de éxito. Cada uno de los que vivimos en Londres, pero venimos de tierras lejanas, nos identificamos con Sadiq.

Por otro lado Sadiq nunca dejó de denunciar en su campaña los estragos que el tratamiento neoliberal de la crisis del 2008  ha dejado en nuestra ciudad: alquileres exhorbitantes, un sistema de transporte caro y deficiente, falta de oportunidades y trabajo para los jóvenes, recorte abismal del sistema de seguridad social, lo que ha llevado a  más de un millón de personas en todo el país a acudir diariamente a comedores sociales con comida donada por particulares, y muchas cosas más.

La importancia del triunfo de Sadiq es que envia un mensaje claro al mundo, especialmente al autodenominado Estado Islámico, que ha tratado de reclutar a jóvenes musulmanes que se sienten marginalizados en nuestra sociedad. El mensaje es que unidos y con tolerancia y respeto a nuestra posiciones políticas y religiosas es como se puede construir un mundo de bienestar y paz para todos.

Nancy Carolina Graterol es una periodista venezolana residenciada en Londres 
Publicar un comentario