Jeremy Corbyn: el político antisistema del Reino Unido

"Con Jeremy Corbyn no hay etiqueta, ni estatus que respetar, ni nada. Él te trata de tú a tú y asume una actitud de consejero y colaborado"


Por Nancy Carolina Graterol / Exclusivo para La Tabla
Para Jeremy Corbyn, líder del partido Laborista, las elecciones de alcaldes y concejales del jueves pasado fueron una especie de bautismo. Eso sí, el partido Conservador, la prensa derechista y los propios parlamentarios laboristas contrarios a Corbyn, pretendían ahogarlo en sus aguas nada benditas.

Para darle un poco de contexto a esta nota, en las elecciones parlamentarias de mayo del año pasado el partido Laborista tuvo su peor derrota electoral de los últimos veinte años. Esto hizo que el partido eligiera como nuevo líder a Jeremy Corbyn, un izquierdista, en septiembre del año pasado.

Pero, ¿quíen es este “barbudo y desaliñado extremista de izquierda”, como tildan a Corbyn en la prensa derechista de este país?

EL PANA DEL PARLAMENTO BRITÁNICO

No voy a hacer un hábito de esto, pero al igual que Sadiq Khan, tuve la oportunidad de conocer a Jeremy Corbyn en mayo del 2012. Ahora, esto no es nada inusual, ya que el 90% de la gente conectada con obras de caridad y movimientos sociales para la defensa de los más vulnerables dentro y fuera del Reino Unido ha tropezado, al menos una vez, con Jeremy Corbyn.
Jeremy es a quien todo el mundo en el lado progresista y de izquierda recurre si necesita darle publicidad a una causa. Él es el pana que, por ejemplo, te reserva una sala para una recepción en el parlamento británico, como lo hizo en mayo del 2012 para Medical Aid for Palestinians (MAP), una organización no gubernamental que ofrece ayuda médica gratuita a miles de palestinos en Gaza, West Bank y el Líbano.
Yo estaba allí porque ese año había corrido el maratón de Londres para MAP y la invitación al Parlamento era para decir gracias a todos los que habíamos recogido dinero ese año para esta organización.

Con Jeremy Corbyn no hay etiqueta, ni estatus que respetar, ni nada. Él te trata de tú a tú y asume una actitud de consejero y colaborador (esto también lo sé a través de amigos que han trabajado con él en diferentes causas). Ese día nos dió un tour del Palacio de Westminster y nos contó en confianza historias que presentaban al Parlamento Inglés como un gran colegio internado, donde hay un acoso constante por parte de algunos parlamentarios Conservadores contra otros de la izquierda como Corbyn.

Por ejemplo, Jeremy se ha ganado “el premio a la mejor barba” en los últimos años. El premio se presenta con humor, al estilo de los afros de los payasos de los cuales siempre nos reíamos, sin nunca darnos cuenta de su contenido ideológico racista.
Encima de eso, la prensa derechista constantemente bromea sobre su estilo de vestir, al que consideran desaliñado, pero que realmente es un estilo sencillo tipo Pepe Mujica. Corbyn es la persona que en su trato hacia la gente me recuerda mucho a Hugo Chávez, claro sin la personalidad extrovertida y el humor del difunto líder. Eso es, aunque a algunos les parezca simplista: Jeremy Corbyn es como una mezcla de Pepe Mujica y el difunto Hugo Chávez.
Pero lo cierto es que casi toda la prensa en este país está obsesionada con presentar a Corbyn como un radical de izquierda y un peligro para el status quo si llega a ser Primer Ministro.

DESDE ARRESTOS A ALGO OBSCENO CON UN COCHINO
Benjamin Saphania, un escritor poeta y rastafari considerado uno de los escritores contemporáneos más importantes del Reino Unido, decía hace unos días en un programa de televisión que Jeremy Corbyn es tan buena persona que no debería estar en la política. Vean todo aqui.

 
Corbyn genuinamente se preocupa por el bienestar de la gente y tiene cero ego y ambición de poder. Él mismo se define como pacifista y republicano y colabora regularmente en campañas internacionales de derechos humanos. Participó en la coalición “Stop the war” contra la guerra de Iraq, en la campaña “Solidaridad con Palestina” y es vicepresidente de la “Campaña para el Desarme Nuclear”.
 

En 1984 Corbyn fue arrestado fuera de la embajada de Sudáfrica en Londres por protestar en contra de la segregación racial que mantenía ese país en esos años.
 

Esto contrasta con las historias de la juventud del Primer Ministro David Cameron, que incluyen un acto obsceno con la cabeza de un cochino (una especie de estúpido ritual para ser miembro de un grupo exclusivo en la universidad), relatada por un antiguo aliado del Primer Ministro, y que fueron desmentidas por Cameron de una manera indirecta. En todo caso, aun cuando esta historia del cochino sea falsa, la vida opulenta que ha vivido David Cameron es lo opuesto de la vida de activista de Jeremy Corbyn.

Desde el principio Corbyn nunca ha tenido miedo a protestar y a dar el primer ejemplo de entrega a una causa que considera justa. No posee coche, es vegetariano y se transporta en Londres en bicicleta desde su casa en el norte de Londres.

En medio del furor de los papeles de Panamá, Corbyn publicó su declaración de pago de impuesto completa y pidió a los políticos Tories hacer lo mismo. Descubrimos que lo que gana Corbyn al año es parecido a lo que paga en impuestos el ministro de Hacienda, George Osborne (que sólo publicó un sumario de su declaración de impuestos). 


Los papeles de Panamá también pusieron al descubierto la hipocresía del Primer Ministro David Cameron, que llegó al poder prometiendo un ataque frontal contra los paraísos fiscales y resulta que, en el pasado y hasta 2010 se había beneficiado de dinero proveniente de paraísos fiscales panameños creados por su difunto padre. Esta es otra mancha a su reputación de las muchas que ya ha acumulado.

SI GANA LABOUR NO ES POR CORBYN,
PERO SI PIERDE LA CULPA ES SUYA

Esta había sido lo retórica durante las elecciones del jueves pasado en la mayoría de los medios, y en las voces de algunos parlamentarios laboristas de centro izquierda que no quieren a su líder. Al final el partido Laborista aumento su participación en el voto total, la cual fue la mayor de todos los partidos y perdió sólo 18 concejales frente a los 49 que perdieron los Tories.

Como ya dije, Corbyn fue electo líder del partido en septiembre del año pasado. Obtuvo el 59,5% de los votos. Estamos hablando de cifras de apoyo nunca vistas en este partido. De paso, ahora existen 380 mil miembros en comparación con 200 mil antes de Corbyn.

En comparación, el partido Tory sólo tiene 150 mil miembros. Saquen las cuentas y verán que el fenómeno que Corbyn ha desatado es realmente una revolución dentro del partido laborista. Y si llegara a ser Primer Ministro revolucionaría también la política del país, similar a lo que ocurrió en Grecia con el partido Syriza. Con Corbyn un tipo de política con valores similares a los del chavisto se haría realidad en esta sociedad capitalista..

REINO UNIDO: ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS
El Reino Unido a veces se parece a “Alicia en el país de las Maravillas”. Aparentemente, los resultados electorales de la semana pasada fueron un fracaso para Corbyn, aunque los laboristas aumentaaron su cuota de votos y ganaron la muy preciada Alcaldía de Londres y la de Bristol, la primera con un musulmán y la segunda con un afrodescendiente, cosa nunca vista antes en la historia de este país.


Esto no luce como una derrota, pero la prensa aqui, especialmente la BBC que se ha convertido en un medio como “El Nacional” en Venezuela (y me disculpan los periodistas honestos de ambos medios, que sí que los hay), continúa hablando de un descalabro electoral para Corbyn. En realidad es una campaña que comenzó apenas Corbyn fue electo el año pasado. Es lo mismo que la prensa derechista hace contra Pablo Iglesias del partido Podemos en España.
Aquí es como si “los guardianes del sistema”, quienes quieran que sean, se han dado a la tarea de destruir a Corbyn, porque él representa un cambio profundo de valores y de cómo se hacen las cosas por estos lares.

Y no deberíamos subestimar el poder de estos “guardianes”, que por más de 30 años escondieron del público el abuso sexual de niños vulnerables por parte de altas figuras políticas provenientes de todos los partidos políticos, jueces, policías, estrellas de pop y gente cercana a la familia Real.

Este abuso fue tan extenso y abominable que la orden que llegó “de arriba” fue la de sellar los archivos porque “el sistema” estaba en peligro de muerte. Nunca se habló más de esto hasta que el parlamentario Tom Watson del partido laborista logró abrir los expedientes (que no habían sido desaparecido o quemados) por enésima vez en el 2012.

Existe una investigación en desarrollo liderada por una eminente jueza neozelandesa que durará muchos años y costará mucho dinero y que lo más probable es que confirme lo que todos ya sospechamos: que por décadas en las altas esferas del poder actuó un anillo de pederastas que se procuraba víctimas en institucioness del gobiendo donde residían niños huérfanos o abandonados. Esto da asco. Y no fue un evento aislado. Como ya dije, aquí hubo gente de todos los partidos políticos (incluso Labour) y gente muy respetable liderando esta red de pederastas.

Esta pudrición del sistema continúa de muchas maneras, En su más reciente versión el gobierno Tory ha decidido cambiar los parámetros de medición de la pobreza para lograr su objetivo de un niño pobre de cada diez para el 2020. De modo que todavía los poderosos siguen abusando de los más vulnerables. Vean el siguiente vídeo en inglés para que entiendan más.

Por esto y muchas otras razones Jeremy Corbyn representa un cambio profundo en esta sociedad porque, por más de 30 años, ha defendido una manera de hacer política que es muy rara en este país.

Corbyn representa un político con un deseo genuino de trabajar por el bienestar de todos, con compasión y solidaridad para los más necesitados dentro y fuera del país, opuesto a las guerras y capaz de desafiar a su propio partido cuando éste se desvía de los principios que ha asumido este político por más de 30 años. Corbyn es lo opuesto deTony Blair, que por cierto ha terminado exitosamente su carrera política con al menos 27 millones de líbras en propiedades inmobiliarias y como asesor de Monsanto, entre otras muchas asesorías, pero esta historia es para otro artículo.

Corbyn representa a la gente honesta y trabajadora que se indigna del abuso que los políticos contra los más vulnerables, que no se explica cómo las corporaciones no pagan impuestos en este país mientras los sueldos se estancan por años, que no se come el cuento que las políticas de austeridad son la solución a la crisis económica creada por los bancos. Corbyn representa a la gente que quiere paz y un final a las guerras, a la pobreza, a las injusticias. Si esto es radical y peligroso, bienvenido sea.

Publicar un comentario