Suspensión de citas para visas gringas apunta a respaldar inestabilidad política

La suspensión de las citas para visas de turismo y negocios, anunciada este miércoles por la embajada de EEUU en Caracas, parece formar parte de una estrategia de respaldo a la inestabilidad política toda vez que la misma acción fue tomada en marzo de 2014, en medio de la violencia callejera impulsada por grupos de oposición y que causó la muerte de 43 personas.

"A partir del 18 de mayo 2016, la Embajada de los Estados Unidos en Caracas no dispondrá de nuevas citas para los nuevos solicitantes de visas de negocios o turismo (B-1/B-2). Los nuevos solicitantes de visa de negocios o turismo (B-1/B-2) deberán abstenerse de pagar los aranceles relativos a la solicitud y de programar una cita", dice un comunicado publicado en el portal web de la sede diplomática.

La sede diplomática de EEUU en Caracas suspendió las citas en 2014
La comunicación precisa que tal decisión obedece a que "La Cancillería de Venezuela se ha negado durante varios meses a emitir visas para el personal de la Embajada de los Estados Unidos, lo que ha resultado en la falta de personal en toda la Embajada y ha imposibilitado la visita de técnicos encargados del mantenimiento, actualización y reparación de nuestros sistemas de computación en el área consular. Durante meses, no hemos contado con suficiente personal para el manejo de la carga actual de trabajo en Venezuela y, a pesar de nuestros mayores esfuerzos, se ha venido generando un gran retraso en las solicitudes de visas."

El pasado 23 de marzo de 2014 la representación estadounidense informó que "como resultado de la expulsión de varios funcionarios consulares y retrasos del gobierno venezolano en la expedición de visados para los funcionarios entrantes, la Embajada de los Estados Unidos en Caracas no cuenta en estos momentos con suficiente personal consular para seguir programando citas para los solicitantes que piden visa turística (B-1/B-2) por primera vez."

En esa oportunidad varias ciudades venezolanas eran sometidas a acciones de violencia callejera que eran presentadas como protestas antigubernamentales, y que dejaron cerca de un millar de personas heridas y casi medio centenar de víctimas mortales en un lapso de tres meses de ataques a edificios públicos, medios de transporte y fuerzas de seguridad.

 La medida tomada, tanto hoy como en 2014, parece estar dirigida a crear incomodidad e irritación en sectores de capas medias, que aspiran a viajar a EEUU en el período vacacional, y que constituyen la base social fundamental de la oposición de derecha. Asimismo es frecuente que, amparados en visas de turismo, una parte de los viajeros se queden ilegalmente en el país del norte.


Publicar un comentario