CARTA ABIERTA DE UNA CHAVISTA A LA SEÑORA D'AGOSTINO DE RAMOS


(Toda mujer digna debe divulgar esta bella reflexion)
ADRIANA NUNES DA SILVA. periodista del grupo Redes Sociales.


Señora ante todo la educación, las siguientes palabras me hacen saludarle y desearle lo mejor; para que analice cómo somos realmente las chavistas.

No sé cuál es su concepto de mujer y de respeto, pero creo que está equivocada en ellos y su aplicación. Yo soy chavista orgullosamente y antes de eso soy orgullosamente venezolana al igual que usted, tanto nos une a usted y a mi como mujeres que la sorprenderá, a ambas nos corre sangre de Bolivar por ser venezolanas, ambas somos descendientes de familias europeas, (su caso italiana, la mía portuguesa) ambas somos madres, ambas somos profesionales y ambas somos esposas.

Pero eso no le da el derecho de humillar a las otras mujeres por que bajo sus ojos no son tan agraciadas... Somos todas hermanas venezolanas le guste a usted o no... La mujer del barrio es tan hermana suya como la que habita en cerró verde y tiene apellido rimbombante.

Decir públicamente -señora- que las mujeres chavistas somos feas, cochinas y otros calificativos, hablan muy mal de usted, de su condición humana porque ante nuestras diferencias políticas -señora- ambas somos mujeres y por ello hay que defender nuestro género, por dignidad.

La belleza está ante los ojos de quien la mira. La belleza (real) proviene de almas hermosas que emanan amor y equidad al prójimo.
Decir usted que somos feas, cochinas entre otras cosas, no me preocupa. Yo sé lo que soy y estoy segura de mí, no me importa los cánones de belleza impuesto por el capitalismo que la han llevado a usted ser víctima del botox y de otros tratamientos esteticos, que se los respeto, pero no se los aplaudo.

Las mujeres chavistas o de izquierda somos hermosas de alma porque durante siglos de historia hemos luchado por la equidad de los pueblos.

Señora D'Agostino le explico: Yo quisiera ser Rosa Luxemburgo, una mujer que luchó por los derechos de las mujeres, y de los seres más indefensos de Polonia y Alemania, es imagen de lucha y del Marxismo.

Quisiera ser Rosa Parks afroamericana que durante la época más dura del racismo levantó su voz y gritó: NO A LA DISCRIMINACION RACIAL.

Quisiera ser Luisa Cáceres de Arismendi, valiente mujer que luchó por la independencia de los/as venezolanos/as.

Quisiera ser Juana la Avanzadora y luchar al lado de Bolivar y enfrentar a los realistas para que usted y yo seamos libres, quisiera ser Rachel Corrie y luchar contra la maquiavelica intensión de los israelitas de acabar con los palestinos.

Quisiera ser Dilma Rousseff para dar la cara ante el mundo con esa dignidad que la caracteriza, demostrando que le hicieron una trampa cruel los hijos del capitalismo salvaje.

En fin señora D'Agostino yo bajo ningún concepto quisiera ser usted, porque ser tan fatua sólo demuestra que su alma está negra, llena de clasicismo y mitos porque usted califica a las personas como se ven y bajo esa premisa (suya) me imagino que la señora Gabriela Arellano (Dip) es un espécimen de su no agrado.

Mi religión (Budismo) dice: "No hay nadie más grande que tu, más alto si, no hay nadie más pequeño que tu, más bajo de estatura si"

Señora practique esa frase ya que su ego necesita una dosis de humildad, soy chavista, allendista y marxista y estoy orgullosa de ser así y proyectarme asi.
Soy bella por que en mi alma habita la humildad y la caridad.

Las hijas de Bolivar y Chávez somos bellas, reales, valientes y luchadoras.

Señora que vergüenza que en pleno siglo XXI existan personas tan clasistas como usted.

Vea también esta nota en LaTabla.com

 
Publicar un comentario