Un supuesto abogado venezolano y un politólogo argentino armaron trama de blanqueo entre Miami y Madrid

En las operaciones antiblanqueo MoneyFlilght y Carabela, desarrolladas por organismos de investigación de EEUU y España, que involucran al yerno de Antonio Ledezma, figuran como piezas clave, en lo operativo, un supuesto abogado de Caracas y un politólogo argentino radicado en Madrid.

Se trata de José Vicente Amparan Croquer, un hombre de 44 años vinculado con un bufete con oficinas en el CCCT, y del especialista en opinión pública y mercadeo Ignacio Sánchez Cumba, oriundo de una pequeña ciudad de la provincia de Buenos Aires, de acuerdo las pesquisas documentales realizadas por LaTabla.
En el CCCT están las oficinas del "lavador"venezolano

Amparan Croquer es mencionado explícitamente en la investigación del Departamento de Seguridad Interior de EEUU además es quien configuró una red mundial de lavado con compañías en Caracas, Miami, Madrid y Escocia y enlaces en Malta. Es él quien figura como socio de Fernando Vuteff (el yerno de Ledezma) en las compañías del grupo inmobiliario Columbus One en España.

Mientras que Sánchez Cumba fue quien constituyó y administró entre 2015 y 2018 un total de 17 compañías inmobiliarias o de consultaría energética para movilizar el dinero de los "clientes" (exfuncionarios y contratistas de @PDVSA) que requerían el servicio de blanqueo.

Ignacio Sánchez Cumba fue además quien incorporó a la trama a su compatriota Vuteff ya que ambos son de la pequeña ciudad de Trenque Lauquen, en la provincia de Buenos Aires  y estudiaron en la Universidad del Salvador, un prestigioso centro de estudios de los jesuitas con sede en la capital argentina.

Con respecto al venezolano José Vicente Amparan Cróquer (conocido entre sus allegados como Chente), no hay certeza de que sea abogado aunque efectivamente está muy vinculado con un grupo jurídico con sede en la Torre C del Centro Comercial Ciudad Tamanaco (CCCT) en Chuao.

Allí funcionan varias estructuras jurídicas como los bufetes Croquer & Amparan, Mariana Amparan & Asociados y RAVGO y además una compañía registrada con el nombre de CR&S Consorcio Jurídico.

Este consorcio tiene operaciones en Venezuela como compañía local y se han localizado documentos que dan cuenta de contratos con compañías aéreas como la ecuatoriana TAME.

Pero también hay corporaciones registradas con el mismo nombre en Florida y en la ciudad de Glasgow (Reino Unido). Esta última fue creada en octubre de 2014, mientras que la de EEUU fue en julio de 2016 y como administradores de la misma aparecen Chente y el abogado Edison Sánchez, quien según su perfil en la red socio-profesional LinkedIn también es parte del bufete Croquer & Amparan.

En España Amparan tenía, de acuerdo con la investigación estadounidense, el control de la empresa inmobiliaria para legitimar el dinero, y efectivamente una revisión del registro de compañías permite ubicarlo como directivo de 5 corporaciones creadas en los últimos tres años y que están englobadas con la denominación Columbus One.

Es en este conglomerado de compañías, que suman nueve domiciliadas en la misma oficina de Madrid y acumulan 8 millones de euros en capital, donde se unen las tramas de EEUU y España: Amparan y Luis Fernando Vuteff son directivos y socios en Columbus One.

Se trata de una organización formada bajo la modalidad de Sociedad Cotizada de Inversión en el Mercado Inmobiliario (Socimi) que le permite captar recursos para proyectos de inmuebles y hotelería y así legalizar su origen. De allí su conexión con varios proyectos de urbanizaciones turísticas en Marbella o reacondicionamiento de edificios de apartamentos en el centro de Madrid para convertirlos en residencias de lujo.

Para completar la ruta del dinero hay que detallar el rol que desempeñó otro
argentino que pudiera considerarse el eje de la operación de blanqueo. Ignacio Sánchez Cumba aparece como el gestor en la constitución y administrador único de 17 compañías formadas entre 2015 y 2018.

Ignacio Sánchez Cumba

Estas compañías son de los "clientes" del servicio de blanqueo tal como se puede concluir al revisar sus propietarios y localizar algunos como Nervis Villalobos, Carmelo Urdaneta Aqui o Alvaro Ledo Nass, todos exfuncionarios de PDVSA.

Pero Sánchez Cumba no sólo operaba en esta parte del plan de lavado, sino que probablemente fue quien organizó la estructura de Columbus One. Con casi absoluta certeza se puede presumir que quien reclutó a Vuteff (el yerno de Ledezma), quien es ingeniero en organización empresarial, fue él.

Ambos son oriundos de la ciudad de Trenque Lauquen, son contemporáneos y estudiaron en la misma universidad de Buenos Aires (Universidad del Salvador de la Compañía de Jesús).

Sin embargo mientras Vuteff se limitó a prestar servicios como administrador y tuvo una carrera gris, Sánchez se integró a una de las principales empresas de opinión pública de Argentina (Mora Araujo), actuó como su vocero y ya para el 2001 se había establecido en Madrid. Desde entonces trabaja como consultor en planes de marketing.

Vuteff, por su parte, permaneció en Buenos Aires al menos hasta 2015, cuando inexplicablemente da el salto y se convierte en directivo y accionista de Columbus One. De hecho hasta este año no se había instalado en Madrid y se mantenía viajando con mucha frecuencia entre España y su país de origen.

Fernando Vuteff


Sánchez fue quien conformó la Fundación Crecer sin Fronteras de Vuteff y Antonietta Ledezma Capriles y se integró en la misma como su secretario. Por tal motivo fue detenido pero obtuvo una medida de libertad al considerarse que su responsabilidad era secundaria.

Asimismo Sánchez tenía a su cargo el manejo de varias páginas web personales de exfuncionarios venezolanos que buscaban desarrollar sólidas referencias profesionales como consultores en materia energética.
Publicar un comentario