Reforma y Referendo

Siempre me pongo exquisito al escribir y por eso o no escribo o tardo mucho. Solo quiero dejar registro.

1)La mesa.
Ayer en la mañana participe en la instalación de las mesas de votación. A mi batallon del PSUV (del cual soy vocero y por lo tanto coordinador del centro por el Bloque del SI) nos corresponde atender un centro de votación mediano, casi grande. Son más de 3 mil electores distribuidos en 6 mesas. La única vez que participé en esto fue en 1993 cuando fui testigo por Andrés Velasquez. Costó algo instalar las mesas. Dos solo lograron tener presentes 3 miembros y 1 solo 2. Se instalaron cumpliendo los extremos legales, con miembros prestados de otras mesas.
En lo que referente a los testigos registro que sólo asistió uno del bloque del NO. Esto es llamativo sobre todo porque se trata de un municipio considerado como escualido. Por el lado del SI estuvimos 4 testigos principales y 1 suplente. Aunque los otros 2 principales que faltaron están garantizados y no asistieron por estar fuera de la ciudad.
En la mesa donde soy testigo asistieron el presidente, un miembro principal y uno suplente. Ellos se comunicaron con una chica que habia sido la secretaria en las elecciones del 2006 y su madre les dijo en tono agresivo que no asistiría. Por eso tenemos dudas de que la mesa se instala mañana con los miembros ya designados.
Francisco es el presidente. Debe estar cercano a los 60. Escualido como muchos aqui. Pero con una experticia electoral y hasta ahora una actitud decididamente cívica. Cordial y legalista. Insistió seriamente en la necesidad de vigilar que nadie se lleve, se coma o se apodere de los comprobantes de votación. Eso es un delito electoral..., advirtió.
Ramon era suplente y sube a principal. Tambien escualido y superando los 50. Bromista y conocedor del sistema. Ya lleva como 3 procesos con las maquinitas y demas.
Enriqueta terminó siendo la secretaria obligada. Aunque la norma dice que debe ser por sorteo la presión fue suiciente para que luego de una hora cediera. Ella debe superar los 50, es maestra (creo que jubilada) en la misma escuela donde funciona el centro. Nos conocemos hace algunos años. Ella y su marido son mis clientes. Y su marido es el hermano mayor de Ricardo, antiguo condiscipulo de Juan Barreto en la Escuela de Comunicación Social, y por supuesto amigo-conocido nuestro. Ellos son radicalmente escualidos y Ricardo es chavista. El vínculo lo ha hecho mas cercano, especialmente para hablar mal del gobierno y de su hermano y amigo mio. Y es que aqui los escualidos hablan mucho y no escuchan nada. Por eso asumen que quien los escucha comparte su pensamiento o su perorata.
Por eso ella se dió su buena estrellada al confundirme sin mas con un testigo del NO. Ella creía que yo era escualido y hasta se alegró cuando llegó y se encontró conmigo. Si me enteré que hasta ayer en la mañana el bloque del NO no disponía de estructura para colocar los testigos en las mesas. No tenían los canales para acreditar a su gente. Pero el caso es que le costó ocultar su decepción. Me atrevería a decir que se veía desolada...
Medina es el sargento de la GN que está a cargo de la custodia y el soporte al centro. Debe tener unos 45 años, se ve experto, cordial y fastidiado. No se si nos ve (a los del SI)) como aliados, pero nos comenta que las instrucciones son tener mano dura. Cualquier falta o intento de echar vaina será fuertemente reprimido. "La mano blanda se acabó". El sabe donde está y quienes son los electores y se conoce los procedimientos legales relacionados con los actos de votación.
El coordinador del centro por el CNE tambien tiene la experticia típica del burocrata. Lo importante es cumplir las formalidades. Como sea.... Lo llaman Pepe y ya ha tenido la misma función antes. En el centro hay captahuellas y eso quedo instalado temprano. Y hay dos operadores de la maquinas de votación. Se prueba cada maquina y hay que esperar por ellos. Es un cuello de botella pero no muy largo. Todo funciona a la perfección.
La instalación ademas de probar la maquina incluye la verificación del material y de los cuadernos de votación y aprovechamos para que el espacio quedará listo para el domingo.
Al fin y al cabo todo salió bien. Ya veremos mañana.

2) La concentración en la Av. Bolivar.
En la tarde fuimos a la concentración del cierre en la Av. Bolivar. No nos fuimos en los autobuses porque eso es un fastidio y somos pequeñoburgueses y realengos, y no nos gusta andar como adecos. El plan era buscar un estacionamiento y acercarnos hasta la concentración. Apenas llegamos a la autopista en Coche el tráfico se puso pesado. Y no solo por los autobuses rojos-rojitos, sino por mucha gente que andaba en su carro propio y que, ya nos daríamos cuenta, andaban en un plan similar al nuestro. Decidimos salirnos en Plaza Venezuela y buscar en esa zona. Pero la cosas era imposible. Seguimos por la Av. Casanova, pensando en el CC El Recreo. Que va, era inaccesible, y mientras veiamos salir gente con camisas rojas (como las nuestras) del mall, optamos por seguir hacia el este. No conseguimos nada y pensamos en el Centro Lido. Cuando llegamos los letreros indicaban llenos total y por la calle chavista rojitos buscando el Metro.
Finalmente llegamos a Chacao y nos metimos en el Multicentro Empresarial del Este. Alli si había puesto.

Cuando bajamos al Metro en Chacao la cola de chavistas para comprar el boleto era gigantesca. Yo tenia monedas y usamos las maquinas. Bajamos al anden y nos dimos cuenta de nuestra torpeza. Ni empujando se podía entrar a los vagones. Dejamos pasar dos trenes y decidimos volver a la superficie. Una camionetica por puesto nos dejó en Sabana Grande. Más allá de Plaza Venezuela ya no había paso.

Caminamos. Ya eran más de las 3 de la tarde. A partir de la propia Plaza Venezuela se veían como pequeñas marchas de gente que usaba distintos caminos. Unos se iban por Quebrada Honda, otros por el Parque Los Caobos, nosotros por el Paseo Colon y algunos hasta por la autopista. Los más provincianos (como si nosotros no lo fueramos) pretendían buscar la estación del Metro y usar la via subterránea. Si alguien contó los autobuses debió también hacerlo con los vagones del metro.

Aún no eran las 4 cuando llegamos a la Bolivar. En el trayecto nos tomamos unas cervezas que compramos frente al pedestal de Colon. A mitad de camino dejamos las botellas al lado de muchas otras. Cuando cruzamos el tunel nos encontramos de frente con Jorge Rodríguez y su comitiva que buscaban un acceso para subir hacia el Hotel Hilton (ahora bautizado Alba Caracas). En el tunel, escondido entre las columnas, el "pueblo" había creado el urinario más grande de la ciudad.

Cuando salimos del tunel la marcha libre se detuvo. Frente a las Residencias Anauco pasar era dificil. Habia que abrise paso a empujones. Asi lo hicimos muy lentamente hasta ubicarnos mas cerca del Museo de los Niños. En una tarima cercana un grupo de reggaeton le cantaba a la reforma y alguna animadora anunciaba que el Comandante Chavez pronto cruzaría por allí. Por eso le pedia a los presente abrir paso colocandose a los lados. ¿A los lados de que? Como si los lados no estuvieran ocupados.

Los adecos acostumbraban celebrar su aniversario con algo llamado Romería Blanca. La vaina era asi como una fiesta callejera con venta de comida, bebidas incluyendo las alcohólicas y souvenirs alusivos al partido. Lo de ayer se parecía mucho a eso, aunque un pelo más desordenado e improvisado.

El policlasismo, o mas bien esa pretensión de incluir a toda la sociedad en el partido, era una de las más reivindicadas pretensiones conceptuales del AD. Las movilizaciones chavistas son profundamente adecas en este aspecto. Ayer como en otras habia esa diversidad: unos marchaban con la Biblia en alto y un travesti gritaba emocionado al ritmo al reggaeton.

Petra dice desde hace varios años que "el chavismo es la fase superior del adequismo". Ayer eso quedó decididamente confirmado.

Pero posiblemente la diferencia con los adecos es que ellos no tenían una relación religiosa con sus lideres. Quizas CAP (Carlos Andres Pérez para los mas jóvenes) estuvo cerca de serlo. Pero se quedaba en eso que llaman carisma. El momento cumbre de estas movilizaciones en la Av. Bolívar es el paso de Chavez montado su carroza. La via se va convirtiendo a su paso en Sambodromo mientras recorre los casi 2 mil metros. La diferencia es la cercanía física, solo son metros. Casi lo tocan, le gritan, le lanzan cosas y el carajo de verdad parece que establece contacto visual con cada quien. Todos piensan y sienten que los vió directamente a ellos y respondió a su llamado. El tipo saluda arriba, abajo, hace gestos, mueve ojos, boca, nariz. Las manos alcanzan a los cercanos y a los lejanos. A los de la izquierda y de la derecha e inclusive a los que quedaron un poco atras. "Te amo, Chavez" es el grito, la oración (?). La cosa se convierte en un acto de adoración, absolutamente religioso, al borde de lo básico. Suena (el ruido de fondo, como el mar) a un acto mágico, de religiosidad pagana (cual icono cinematográfico) o pentecostal.

Pasa Chavez y la gente se desbanda. Grupos enteros empujan para irse rapidamente. No son las 5 aún, y ya el objetivo se cumplió: ver y sentir a Chavez. No se trata de escucharlo. El discurso no es para ellos.

Nosotros tambien nos vamos. Salimos por Parque Central que está llenó a reventar de chavistas deambulando, comiendo, bebiendo y comprando. En la Lecuna los autobuses encienden motores para comenzar el regreso. En el metro las colas y la congestión roja-rojita no cesan. En la estación Plaza Venezuela nos logramos montar en el tercer tren. "Y ahora diran que somos virtuales", comenta más de uno.

En Chacao, donde dejamos el carro, la gente se va quitando las franelas. ¿Si la ciudad está llena de chavistas, por que el asombro ante una franela roja? En la calle la congestión de trafico se mantiene. No fuimos los únicos que estacionamos en el este. El discurso de Chavez lo escuchamos en la radio.
Publicar un comentario