¿Por qué no te callas?!


Probablemente lo único meritorio del incidente Chavez-Zapatero es haberle hecho perder la compostura y la imagen bonachona a Su Majestad el Rey Don Juan Carlos. Ni una mala palabra, ni un exceso, ni una borrachera, ni un “cachito” a S.M. La Reina. Esos rasgos no lo hacían lejano, inalcanzable. El tipo se sentía simpático, buena gente. Y en lo político ni se diga: garantiza la salida democrática postfranquista, asegura la unidad de la Españas y se siente que se las lleva bien con todo el mundo político.

Además persiste la sensación de que la Casa Real española no es un nido de ociosos y vagos con recursos para “malentretenerse”. Fundaciones de caridad, patrocinio artistico y cultural, trabajadores los carajos, como ganandose su sueldo.

Nada que ver con esas monarquías europeas, con borrachos, drogadictos, pendencieros y carajos como desubicados en la vida. Sin mencionar la promiscuidad y la eterna montadera de cachos al cuadrado. Si es que hasta la propia reina de Inglaterra lleva su cornamenta con orgullo.

Cuando comencé a ver las imágenes del incidente, les juro que yo no creía que el tipo que levantó el dedo apuntando a Chavez era Don Juan Carlos. Parecía un gesto de carajito o de viejito borracho. Pero ya el tipo estaba bien “cabreado”. Lástima que no hay vistas de frente en ese momento.

Me convencí de que era S.M. cuando disparó la frase: “Por qué no te callas”. Aun no estoy seguro de ponerle interrogación o exclamación, o incluso de completarla con un “cabrón”, o (por estar en Chile) un “guevon”.

Supongo que si Zapatero hubiera concretado su segundo intento de tocarlo (en un gesto típico para separar un borracho de una pelea), S.M. le habría contestado como Antonio Alcántara (el papá en Cuentame como pasó): “Me cago en la leche”.

Y no se trata sólo de lo que dijo, sino de cómo lo dijo y de la cara que puso cuando lo estaba diciendo. El tipo se veía realmente arrecho. Profundamente irritado.

Pero si el Rey se “cagó en la leche” cuando Chavez lo “sacó de sus casillas” (y finalmente de la silla entre Zapatero y Moratinos), no es menos cierto que nuestro Jefe de Estado, Presidente Constitucional y Comandante en Jefe de la FAN, también dejó expuesta una “masa blanda y espesa”.

Coño, si es que el tema de discusión no era Aznar. Chavez estaba respondiendo una intervención de Zapatero que reivindicaba el papel del capital y de la inversión española en América Latina. El debate estaba bueno, bien conceptual, de confrontación de altura. Zapatero estuvo bien realmente, y Chavez comenzó en ese mismo nivel.

El discurso anti-neoliberal y contra el ALCA lo llevó a acordarse de Aznar y ahí empezó a divagar.

No es que Aznar no sea fascista ni que no haya que decirselo. El peo es que no puedes arruinar tu exposición y dejar de confrontar las tesis neoliberales, para echar un cuento sobre un carajo que ya ni nombran en España. El centro del debate se perdió y dejaste que Zapatero y su propuesta de apuntalar la inversión del capital español en AL se impusiera. De hecho lo que queda como titular de primera (además del incidente) es la creación del “Fondo del Agua” con aportes españoles de 1500 millones de dólares, que serán ejecutados (seguramente) a traves de las multinacionales hispanas del agua como Focsa y Agbar.

Todo por decirle a Zapatero lo que el mejor debe saber de su adversario.

Publicar un comentario