¿Victoria de quien?

Resulta que ahora el rechazo electoral (por un pelito) de la propuesta de reforma constitucional es un triunfo de los sectores con pretensiones políticas que se unifican alrededor de Chavez. Es decir alrededor del desacuerdo con Chavez.

Indudablemente no se percatan que ellos no tenían ni tienen propuesta (y parece que jamas la tendrán), porque lo que se sometió a aprobación fueron las modificaciones a la Constitucion impulsadas por Chavez y luego por la AN.

La victoria, de haberse aprobado la propuesta , habría sido de Chavez. Y la derrota, pues también es de Chavez. Esa gente realmente no tiene vela en este entierro.
Pero para colmo no se dan cuenta que esa votación de la opción del NO, no es de ellos. Esa votación es del chavismo. O sea de los rojos-rojitos. De esos millones que subterráneamente armaron una eficaz campaña para votar NO. Y que optaron por hacerlo así porque no se calarían una reforma que en su discusión los dejó por fuera.

Una reforma además absolutamente contradictoria, especialmente en los aspectos económicos de la construcción del socialismo. ¿Como entender un socialismo que reconoce la propiedad privada sobre medios de producción “legítimamente adquiridos”? Como si la apropiación del trabajo ajeno pudiera calificarse como legitimo.

Pero, al menos para mí, el elemento que comenzó a causarme mayor incomodidad fue el referido a la llamada propiedad mixta. El segmento de la propuesta dice: la propiedad mixta es la conformada entre el sector público, el sector social, el sector colectivo y el sector privado, en distintas combinaciones, para el aprovechamiento de recursos o ejecución de actividades” . Coño de pana, más allá de capital puro y simple (o sea platica obtenida en los mercados especulativos) no conozco otra cosa que pueda aporta el “sector privado”. ¿O será que nos iban a aportar el “known how” para operar el servicio eléctrico, por ejemplo? ¿O para manejar la gestión de procesamiento de la leche en una región ganadera?

La vaina podría llegar a funcionar así: tengo que operar los servicios de recolección de desechos sólidos en mi ciudad. Entonces me busco unos panas que dicen que saben de eso o que son socios circunstanciales de alguna transnacional del sector. Y armamos una empresa mixta. Metemos algunos consejos comunales (propiedad social), montamos una cooperativa de trabajadores (propiedad colectiva) y ya tenemos cuadrado el asunto con la alcaldía (propiedad pública) y los reales (algunos camiones y mas nada) los aportamos nosotros o nuestros socios con “known how” (propiedad privada). Y así estaríamos construyendo el socialismo bolivariano. Por supuesto la dirección del “aprovechamiento de recursos” estaría en nuestras manos. A los demás les damos un puestico en la Junta Directiva y les pagamos unas jugosas dietas (además de buena comida y hasta aguardiente) para que aprueben todo lo que propongamos.

Por supuesto el modelo sería el mismo para algún sistema de transporte público o cualquier sector donde existan monopolios naturales o pudiera generarse una posición de dominio de mercado. Y aquí no importaría mucho lo de la prohibición de monopolios ya que eso no aplicaría a las empresas de producción social. Si no me creen relean los artículos 112 y 113, además del 115.

No lo duden pero les aseguro que por este agujero negro de las empresas mixtas se fueron unos cuantos votos rojos-rojitos. Como si la gente fuera pendeja y no se diera cuenta de esos negocios y afines.

Lo de la reelección no creo que haya impactado mucho. El mantenimiento de Chávez (comandante Chávez, Dios-Chávez) en el poder se ha terminado por asumir como una necesidad táctica: no hay quien lo sustituya. Eso es malo, pero es un hecho. Y ni modo. Yo voto Si por el 230.

Pero lo que no suena nada bien es la excesiva e innecesaria atribución de poderes para el jefe del Estado. Me temo que eso no le gustó a mucha gente.

No pretendo ser exhaustivo porque sino a la final no publico nada. Mas tarde analizo los aspectos más operativos de la campaña…

Publicar un comentario