El ataque a la sinagoga

No digo que sea la peor, pero la discriminación basada en creencias religiosas podría ser la que me moleste mas en lo personal. Yo la sufrí directamente ya que mi familia es adventista y crecí en una sociedad que hace 30 años era mayoritariamente católica y se asumía el catolicismo como religión única y en la práctica como religión de Estado
Por eso me desagrada profundamente el ataque a la sinagoga de Mariperez. Especialmente porque las acciones de violencia o los actos de discriminación por motivos religiosos ya no existen en nuestra sociedad desde hace 15 o 20 años. Ni siquiera ya son motivos de separación o distanciamiento entre familias y amigos. Yo conozco y me relaciono libremente y sin limitaciones o barreras con catolicos, protestantes, mormones, Testigos de Jehova, santeros, devotos de Maria Lionza y hasta paleros he conocido. Musulmanes no conozco personalmente y judios muy pocos ( nada ortodoxos y hasta comen cochino) . Una vez Jacobo, compañero de trabajo y amigo, me regalo una kipá que aún conservo.
Adicionalmente hay que destacar que durante el gobierno de nuestro (y suyo también) presidente Chavez se ha ido ampliando sustancialmente la libertad religiososa y se han desmontado los tratos discriminatorios que favorecían financiera e institucionalmente sólo a la Iglesia Católica. Hoy en dia se puede decir sin dudas que el Estado es realmente laico, aunque la sociedad es cada vez mas religiosa.
Por eso el ataque a la sinagoga ademas de una barbaridad es una soberana estupidez, ya que hace surgir la idea de una situación de intolerancia religiosa en Venezuela. Y nada mas lejano a eso en este momento.
El ataque aparentemente lo hicieron en rechazo al Holocausto que viene ejecutando Israel en Gaza. Si fuera asi evidentemente no logran distinguir entre los creyentes y practicantes de la fe judia y el Estado de Israel.
La acción no hace sino convalidar el discurso que convierte en antisemita a cualquiera que se pronuncie contra el genocidio israelí. El "comodin" del antisemitismo se ha convertido en la mejor herramienta de chantaje usada por Israel para impedir que sus actuaciones sean condenadas abiertamente por el mundo.
Por otra parte la posibilidad de efectuar un "ataque" a un lugar de culto para dar la sensación de antisemitismo y de persecución a los judios venezolanos, no se puede descartar. De hecho el resultado ha sido ese.
Pero lo cierto es que si hay un lugar seguro para los creyentes judios ese es Venezuela. Aqui no ha habido ataques con bombas ni les han disparado cohetes ni se les ha limitado el libre transito y tampoco se les exige documentos especiales para trabajar y hacer negocios. Mientras que paradojicamente el lugar menos seguro para un judio es justamente el propio Estado de Israel.

Publicado en Facebook el 31 de enero 2009

Esta nota generó una discusión extensa y en momentos agresiva, en la que participaron amigos judios. Algunas de mis intervenciones en el debate las publico tambien:

  • El 01 de febrero a las 16:20 Hindu, Arnoldo: Puntualmente dos cosas relevantes y urgentes.1) La acusación de antisemitismo y antijudaismo es el principal instrumento de chantaje que utiliza el Estado de Israel para legitimar su actuación supremacista. (Si, ya se que me van a decir antisemita). Es decir, logran convertir cualquier cuestionamiento a las actuaciones de un Estado en un ataque a la religion mosaica.2) En el mismo sentido el neoconservadurismo norteamericano se viene alimentando en la ultima década de dos fuentes: el neo-fundamentalismo cristiano y el sionismo. Eso es lo que marca la politica Bush con respecto al Medio Oriente. En America Latina no parece casual la alianza entre la jerarquía catolica y los movimientos sionistas. Y simultaneamente los ataques a las iglesias evangelicas locales y los cultos de base indigena y/o africana.
  • El 02 de febrero a las 19:21 Pero lo que no podemos dejar pasar por alto, lo que es absolutamente intolerable es que se nos pretenda convertir en el “Otro ”, en el de la acera de enfrente,en el que está detrás del muro, en el agresor. Y la verdad es que nosotros, con seguridad plena, no somos parte. No se nos puede acusar de antisemitas por condenar militantemente las acciones de destrucción y muerte del Estado de Israel, no nos pueden convertir en “enemigo” por oponernos a esa guerra y por no creer que haya “guerras justas”. Y más aun no nos pueden acusar de antisemitas quienes han vivido varios siglos con nosotros en perfecta armonía, siendo respectados y queridos en forma absoluta. ¿Cómo es eso que de golpe y casualmente cuando el Estado de Israel aumenta sus actos de guerra, es que se nos acusa de antisemitismo?
    El problema con la tesis del montaje es que no es nada descabellada. Primero por el hecho de que un acto así vendría a confirmar la acusación de antisemitismo contra el gobierno, el presidente de la República y por ende de una buena parte de la sociedad venezolana que lo respalda. Y en segundo lugar por la rapidez, contundencia y simultaneidad con que se acusó al gobierno de estar detrás (y hasta en el frente) del ataque a la sinagoga. El comunicado de la CAIV no tiene desperdicio no deja dudas al respecto. Solo esos dos puntos para no entrar en los detalles operativos como la ausencia de supervisión al servicio de vigilancia de la sinagoga por más de 5 horas.
  • El 06 de febrero a las 12:29 Gabrielle, Iria, Arnoldo y José: creo que el debate que hemos mantenido ha sido sumamente valioso. Entre ayer y hoy he tenido mucho trabajo y no he podido seguir el hilo. Solo lo tomo para comentarles:
    1.- Todos coincidimos en condenar el ataque a la sinagoga y cualquier expresiòn discriminatoria por razones "raciales" y mucho menos religiosas.
    2.- Tenemos mas elementos que nos unen que los que circunstancialmente nos puedan separar. Es decir, esta discusiòn solo es posible porque compartimos principios, porque tenemos una base comun. Las diferencias solo son parte de ese "espacio" que compartimos.
    3.- Pese a ello parece que es muy facil "personalizar" las diferencias o hacer nuestras las acciones de factores que no controlamos ni influenciamos. Revisar algunos momentos del debate puede ayudarnos a comprender los mecanismos de construcción del "odio", de como hacemos personales, propias, individuales, confrontaciones que son ajenas.
    4.- Esto no significa que las diferencias sean ficticias o que sean irrelevantes. Las que se originen eventualmente por la defensa de nuestros intereses propios y de nuestros colectivos son muy valiosas. De lo contrario como dice Iria solo estaríamos haciendole el juego a quienes usan el odio como herramienta de campaña.
    5.- Es decir, tenemos que reconocernos como parte de un proceso historico. La historia no nos es ajena, sino que somos producto de ella, de nuestras historias personales, de nuestras familias y de nuestras comunidades y colectivos. Comprender eso es fundamental para racionalizar la confrontación, para devolverle su sentido histórico y para no ser los peones de actores que ni lejanamente expresan nuestros intereses

Publicar un comentario