LA QUEMA DE LIBROS EN MIRANDA Y LA IMBECILIDAD DEL FASCISMO CRIOLLO

El fascismo criollo es decidida y consistentemente imbécil. Y conste que no es un insulto sino la constatación de una condición, que el diccionario de la RAE define como "Alelamiento, escasez de razón, perturbación del sentido", y que en su acepción médica describe como " Minusvalía intelectual originada por ciertas disfunciones hormonales"
Sólo esa "escasez de razón" podría explicar la continuada campaña pública que desde enero señala como pirómanos bibliotecarios a quienes formaron parte del equipo de trabajo del Instituto de Bibliotecas e Información del Estado Miranda entre el 2005 y el 2008. Los acusan de haber destruido en forma deliberada y por razones "ideológicas" mas de 60 mil libros (otras publicaciones hablan de 46 mil) y de eliminar " de los estantes aquellos textos relacionados con el "imperio" estadounidense, por ejemplo, los cuentos infantiles donde había nieve los desaparecieron, y fueron sustituidos por libros sobre la vida y hazañas del Che Guevara".
Por supuesto la idea es establecer una analogía con las actuaciones del nazismo, y ya en sitios web hay comentarios sobre el tema que aluden directamente a una purga literaria que mandó a la hoguera más de 25 mil libros en mayo de 1933.
Es la misma línea que ha pretendido acusar de antisemitismo al gobierno y a la Revolución venezolana (¿recuerdan el asalto a la sinagoga?), de vínculos con el "terrorismo" y con el "narcotráfico", y hasta de que Chávez le pegaba a su mamá cuando era chiquito. La lista de "issues" que aparecen en el manual es larga, pero no hay muchas variaciones: la "minusvalía intelectual" está reñida con la creatividad.
Sin embargo por el hecho de ser imbéciles, sus acciones y discurso no dejan de ser peligrosos. El objetivo esta claro: demostrarle al mundo que esta "dictadura" que cercena la libertad de expresión y el libre acceso a la información ya comenzó a quemar libros, y donde se queman libros pronto se comienza a quemar gente. Es decir, nazismo puro.
No se trata en modo alguno de "defenderse" de las "acusaciones" (las mentiras no sirven para acusar a nadie), sino fundamentalmente de decirle a amigos, trabajadores del sector y a las comunidades de Miranda que participaron en la gestión 2005-2008, que nos sentimos muy orgullosos de las tareas realizadas y que estamos dispuestos a defender los logros en el sector de bibliotecas y servicios de información.
1) Colecciones bibliográficas: incorporaciones y desincorporaciones
El fascismo criollo, personalizado en "viejas locas de El Cafetal" o de cualquier sector de pretendida clase media, no logra entender que las bibliotecas públicas tienen un desarrollo metabólico. No son templos intocables donde se guarda en sepulcros un saber sempiterno. Claro, eso es lo que ellos quisieran: bibliotecas cerradas a la gente que sólo almacenen libros y papeles, mientras más viejos mejor.
Para hacerles corta la historia en la biblioteca ocurre un proceso conocido como "ciclo de colecciones" que determina como es el comportamiento o desarrollo de la colección en el tiempo. "Cuando se habla de desarrollo de colecciones, no se hace alusión a un crecimiento perpetuo, sino al juego de ajustes sucesivos y necesarios entre adquisición y descarte", dice el manual de "Descarte y Desincorporación de Materiales Bibliográficos en las Bibliotecas Publicas" elaborado por Biblioteca Nacional, organismo rector de la materia.
Y agrega "Las colecciones de las bibliotecas deben mantener una renovación constante que implica la entrada de nuevas obras para aumentar la propuesta temática, la adquisición de ediciones actualizadas de obras que ya existen, el incremento en el número de títulos en áreas de mayor demanda o su reposición debido al hurto, mutilación o deterioro. Pero la renovación no es solamente incremento, sino también la salida de materiales desactualizados o no pertinentes, la cual proporcionará el espacio para los nuevos ingresos". (El manual lo pueden ver en el sitio de la Biblioteca Nacional http://www.bnv.gob.ve/pdf/descarte.pdf).
Los criterios para la desincorporación también están en el manual de la BN y que a su vez sirve de fundamento al manual de procedimientos de la Unidad de Servicios Bibliotecarios del IABIM. (Lo pueden ver en: http://www.docuter.com/viewer.asp?documentid=198912325849e89586a85961239979398)
Estos criterios son:
*Desactualizado (por su fecha o pérdida de interés): por ejemplo no tiene sentido tener a disposición de los usuarios ediciones de 1977 del Almanaque Mundial donde se habla de la Unión Soviética, las dos Alemanias y Checoslovaquia. O libros de textos escolares de los años 60 o 70 y no adaptados a los programas vigentes. Sencillamente seria criminal que un niño haga sus tareas con ese material.
*Mal estado (deterioro general, presencia de hongos, oxidados, rotos o rayados, perdida de hojas o de encuadernación): un libro dañado físicamente no solo es inútil, sino que puede dañar el resto de la colección o enfermar a los usuarios en caso de hongos o afecciones similares. Desafortunadamente los hongos y polillas carecen de formación teórica que les permitan hacer distinciones ideológicas entre una novela de Gallegos y otra de Miguel Otero Silva.
*Por excedente (títulos duplicados): Obviamente en estos casos el material desincorporado de la sala o biblioteca se redistribuye a otra que carezca del mismo.
*No pertinente (de interés limitado): Si bien este criterio no se utilizó nunca, se refiere a libros que no deberían estar en la sala. Por ejemplo un libro de sexo explicito que debería estar en otro espacio y no al alcance de niños y usuarios en general.
Es evidente que en modo alguno hay algún criterio de carácter "ideológico" o "político" para la desincorporación, al menos hasta que no se demuestre fehacientemente la militancia intelectual de los anóbidos, xilófagos, ficomicetes o cathorama bibliothecarum, que son los hongos y bacterias que atacan los libros.
Sin embargo es importante indicar que los factores que provocan el mal estado en los libros pueden ser controlados con medidas ambientales y de seguridad física que alarguen la vida útil de la colección. Estas medidas nunca se implantaron antes del 2005 y eso impactó gravemente en las condiciones de la colección.
Gran parte de las estanterías estaban oxidadas, en locales con goteras y filtraciones, con escasa o nula ventilación y temperaturas elevadas entre otros.
Por ejemplo, en San Pedro de Los Altos y El Clavo la humedad causó daños de tal magnitud en los libros que fue necesario desincorporar mas de la mitad de la colección. En Carrizal se localizaron libros dentro de un baño que años atrás habían sido retirados de las estanterías por una filtración en una pared y que nunca fueron sometidos a tratamientos para su recuperación.
Y uno de los casos definitivamente trágicos fue la inundación en 2005 del depósito general de material para distribuir que estaba ubicado en un local con condiciones inseguras y que provocó la perdida de casi 16 mil volúmenes.
Curiosamente quienes dejaron en ese grave estado de deterioro la colección y los locales donde se ubicaba son quienes hoy levantan las absurdas acusaciones de "quema de libros" por razones ideológicas.
La idea de estas notas no es explicar la gestión en materia de desincorporación. Eso esta perfectamente explicado y sustanciado en cada uno de los expedientes elaborados para cada caso. Los criterios, las cantidades, los informes, las fotografías y demás documentación están ahí.
Por otra parte el proceso metabólico que contempla la incorporación de nuevos títulos y volúmenes nunca se realizó en forma consistente. Es a partir de 2005 cuando se inicia el ingreso sostenido y ascendente de nuevos títulos en las bibliotecas.
En total se ingresaron a la colección unos 280 mil volúmenes, además de casi 40 mil que al final de 2008 estaban listos para ser distribuidos a las salas.
Sabemos que esta distribución se ha retrasado deliberadamente por la nueva-vieja administración por razones abiertamente "ideológicas".
La inversión en material bibliográfico alcanza la cifra de 4 millones 122 mil 030 bolívares fuertes. En 2005 ingresaron 26 mil volúmenes, en 2006 45 mil, en 2007 mas de 68 mil y finalmente en 2008 casi 140 mil. Para culminar con una colección en salas y a disposición de los ciudadanos de alrededor de los 400 mil volúmenes.
Esta cifra hay que verla en el contexto del llamado "ciclo de colección", es decir la relación entre volúmenes incorporados y volúmenes desincorporados. De allí se obtienen dos indicadores sumamente útiles para evaluar el desarrollo de la colección, que son la "tasa de eliminación" y la "tasa de crecimiento del acervo".
La primera se calcula dividiendo los documentos desincorporados entre el total de la colección. En el caso concreto, incluso asumiendo como válida la cifra de 62 mil libros desincorporados, esa tasa seria del 15,5%.
Mientras que la tasa de crecimiento del acervo (que se calcula dividiendo el número de documentos adquiridos entre el número total de documentos descartados, multiplicado por 100) es de 451,6%. Es decir que durante la gestión 2005-2008 la colección aumento casi 5 veces.
Definitivamente estos "quemadores de libros" son sumamente raros. Y si lo que pretendían era acabar con los libros, como dicen los fascistas, simplemente fracasaron estrepitosamente.
2) Una biblioteca que publica libros: Fondo Editorial Simon Rodríguez
Y como si no fuera suficiente comprar libros para las bibliotecas, el IABIM creó un fondo editorial para publicar libros, obviamente. Se publicaron en forma directa 34 títulos aproximadamente para un total de volúmenes o ejemplares cercano a los 300 mil. Entre esas publicaciones esta el Manifiesto del Partido Comunista de un "tal" Carlos Marx y El Socialismo y el hombre en Cuba, de ese "terrorista" llamado Ernesto Guevara (alias El Che) (¿Será esto lo que le "perturba el sentido" a los fascistas y a las VLEC? -léase Viejas Locas de El Cafetal)
Se hicieron coediciones con otras instituciones. En la llamada Colección Francisco de Miranda se produjeron 9 títulos, entre los que destacan El Diario de Viajes y la Relación General de la Expedición de Miranda. En total fueron 30 mil 500 nuevos ejemplares. Mientras que en la Colección Historia Regional se editaron 6 títulos con un tiraje general de 4 mil 200 ejemplares. Esa misma colección que las nuevas-viejas autoridades del IABIM "denuncian" que fue quemada en su totalidad.
En resumen se produjeron 49 títulos y 334 mil 700 volúmenes. Mientras que otros 40 títulos quedaron listos para su impresión. La inversión en nuevas publicaciones alcanzó la suma de 414 mil 652 bolívares fuertes.
Esos libros en lugar venderlos y recuperar su costo (y obtener una ganancia, para eso son los “negocios” en el modelo del capital) fueron simplemente donados, es decir regalados. Según los registros se entregaron así de gratis casi 80 mil volúmenes a los Centros Bolivarianos de Información, o sea, a las bibliotecas del Estado Miranda. A la Gobernación y entes adscritos unos 60 mil. Hay donaciones sin duda "horrorosas" para los fascistas: 90 mil libros fueron entregados para actividades relacionadas con un instrumento de “adoctrinamiento ideológico” denominado por el régimen "Tercer Motor Moral y Luces", puro lavado de cerebro.
Y otros 40 mil libros fueron entregados directamente a las comunidades pobres y no tan pobres del Estado. ¡Imagínense eso de andar regalando libros cuando esa gente lo que necesita es comida!
3) Computadoras e internet para la gente
Este "régimen", que bloquea al acceso libre a la información, se dedicó a través del IABIM a usar recursos tecnológicos de última generación para “manipular ideológicamente” a los niños y usuarios en general de sus servicios.
Para eso instaló 31 Salas Tecnológicas con 306 equipos de computación para ofrecer acceso gratuito y de alta velocidad a Internet.
Antes solo existían 78 puestos, correspondientes a los llamados Infocentros, y por iniciativa del gobierno nacional. De hecho las viejas-nuevas autoridades siempre intentaron sabotear el desarrollo de esas instalaciones.
Vale destacar que 15 de esas salas tecnológicas están ubicadas en poblaciones y caseríos de la subregión de Barlovento, que por sus condiciones geográficas y de ruralidad carecen de servicios de telecomunicaciones accesibles.
Para ello fue necesario utilizar enlaces satelitales e inalámbricos. 91 equipos en 10 salas se conectaron por ABA Satelital y 101 equipos en 12 salas con ABA Inalámbrico. La inversión en esta materia fue cercana a 1 millón 600 mil bolívares fuertes.
Dígame esa vaina de estar gastando ese realero en satélites para darle Internet a “caseríos de negros” como El Clavo en Acevedo y Guayabal en Brión.(Ni sabrán donde carajo quedan esos pueblos los fascistas estos).
4) Más bibliotecas y puestos lectores
Durante la gestión 2005-2008 se crearon 12 nuevas bibliotecas, la mayoría en zonas rurales tanto de Barlovento como de los Valles del Tuy. En todos estos nuevos centros se instalaron salas tecnológicas con acceso a Internet.
En las 12 bibliotecas nuevas se incorporaron 597 puestos lectores, lo que representaría un 20% más. Al final de esa gestión los puestos lectores llegaron a 3 mil 32, con 1 mil 017 infantiles y 2 mil 015 generales.
Asimismo se hicieron mejoras en más de 40 bibliotecas con el fin de hacerlas mas cómodas para los usuarios y más seguras para la preservación de las colecciones. Eso incluyó la eliminación de filtraciones y otros factores de riesgos, instalaciones sanitarias adecuadas, sistemas de acondicionamiento de aire, dispositivos de detección y control de incendios y alarmas para la seguridad física.
La inversión en estas áreas superó los 9 millones de bolívares fuertes.
5) Más personal para bibliotecas y horarios mas largos
De los 519 trabajadores del Instituto de Bibliotecas de Miranda, 397 prestan sus servicios directamente en los Centros Bolivarianos de Información. Es decir más del 76% labora en funciones propiamente operativas, y solo el 23% en tareas administrativas y de apoyo. Se dice que se duplicó el personal pero no se dice que antes ese personal estaba dedicado hasta en un 50% a tareas administrativas y no de prestación de servicios a las comunidades.
Tampoco se dice que al final de la gestión bolivariana todas las bibliotecas se abrían los días sábados y que donde era posible se mantenían los servicios hasta las nueve de la noche. Hoy la biblioteca central de Los Teques, por ejemplo, redujo su horario de atención al público.
6) Nombres de bibliotecas decididos por la gente
Casi todas las bibliotecas tenían nombres de los “héroes” adecos y copeyanos.
La Biblioteca de Carrizal se llamaba “Raúl Leoni”, y fue cambiado a “Epoima”, nombre del Cacique de Carrizal que murió combatiendo a los invasores españoles. La Biblioteca de San Diego de Los Altos tenía el nombre de “Doña Menca de Leoni” y fue cambiado por el de “Juana Margarita Revete”, madre de
Cecilio Acosta. La Biblioteca de Guarenas tenía el nombre de “Tito Cardozo” (¿) y fue cambiado por “General Ambrosio Plaza”. Todos estos cambios fueron decididos por la gente en asambleas en las comunidades.
Por supuesto, al fascismo y a las viudas del "puntofijismo" no solo les molesta que se retiren los nombres de sus "héroes" sino especialmente que eso lo haga la gente en forma democrática y participativa.
7) Tecnología para la gente
Vale mencionar dos o tres herramientas de tecnología de la información puestas al servicio directo de la gente a través del sitio Web (actualmente cerrado y censurado por el fascismo):
1) Se digitalizaron y publicaron en la web 1040 clases de los distintos cursos de la Misión Ribas (sí, esa misión que permite que los adultos culminen su bachillerato),
2) El Sistema de Noticias, que le permitía a los miembros de Consejos Comunales publicar noticias sobre sus actividades,
3) El Sistema de Proyectos Comunitarios que facilitaba a los Consejos Comunales la elaboración de proyectos para ser presentados a las diferentes instancias gubernamentales.
Todas esas herramientas que estaban disponibles y eran usadas por la gente, ya no lo están: el sitio web http://www.iabim.gob.ve/web_iabim/ tiene un letrero de “Clausurado”. Y después hablan de libertad de expresión y libre acceso a la información.

Insistimos en que la intención de este texto no es una defensa ante las "acusaciones" del fascismo criollo, sino reivindicar las tareas que se realizaron en Miranda durante los años 2005-2008, así como dejar testimonio de nuestro compromiso por continuar trabajando en la consolidación de un sistema de bibliotecas inclusivo y participativo.

COLECTIVO DE TRABAJADORES Y AMIGOS
DE LAS BIBLIOTECAS
PÚBLICAS DEL
ESTADO BOLIVARIANO DE MIRANDA.

Contactos
bibliotecaspublicasmiranda@gmail.com
0424-1137211

Nota: Este documento es producto de un trabajo colectivo, sin embargo lo publico aqui para su divulgación y debate ya que participé activamente en su elaboracion


Publicado en Facebook el 19 de abril de 2009



Publicar un comentario