"Juancho" Montoya, asesinado en La Candelaria, era promotor de los planes de desarme desde el 23 de enero (Fotos)

Juan Crisóstomo Montoya González, de 51 años de edad, es hasta ahora la primera víctima reportada de los hechos de violencia ocurridos esta tarde en Caracas, tras una marcha convocada por grupos opositores y que culminó con agresiones a personas y edificios en los alrededores de la Fiscalía General, en la céntrica parroquia de La Candelaria.

La muerte de Montoya, ocurrida por un proyectil que lo alcanzó en la cabeza, fue confirmada por el presidente del parlamento, diputado Diosdado Cabello, durante el acto conmemorativo de la Batalla de La Victoria.
Montoya González era un dirigente social de la parroquia 23 de Enero, en el oeste de la capital venezolana, un sector de edificios y comunidades populares que se ha caracterizado por sus posturas de izquierda durante los últimos 50 años.
Las más recientes apariciones públicas de Juancho, como era conocido, ocurrieron como parte de las acciones por el desarme y en el marco de las actuaciones contra la violencia promovidas por la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, según reseñó el diario El Universal (de oposición) en una entrevista que le realizó en Caracas en agosto pasado.


En esa fecha formaba parte del Secretariado Revolucionario de Venezuela que agrupa a 107 colectivos de la Gran Caracas y pertenecía al colectivo Leonardo José Pirela del 23 de Enero.
Montoya cayó muerto en la esquina de Monroy, en la avenida Universidad, a poco más de 100 metros de la sede la Fiscalía.
Posteriormente la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, confirmó otra muerte en la misma zona de la parroquia Candelaria. Se trata de Bassil Da Costa de 23 años, estudiante de la Universidad Humbolt.
En el año 2008 Juancho fue señalado por la colocación de un explosivo en la fachada de la sede del gremio empresarial, Fedecamaras, ubicada el la urbanización El Bosque de Caracas. En el hecho falleció Héctor Amado Serrano, de 44 años, quien, según versiones de prensa, portaba el explosivo.
Montoya fue sometido a juicio y su detención motivó protestas y manifestaciones demandando su liberación.

Por el asesinato de Montoya tanto Diosdado Cabello como el canciller Elías Jaua han responsabilizado a grupos de activistas violentos vinculados con Leopoldo López y su partido Voluntad Popular.



Publicar un comentario