Conatel proyecta invasión gringa del espacio radioeléctrico venezolano

Autoridad venezolana de telecomunicaciones evalúa posibilidad de que EEUU distribuya señales radioeléctricas de alta potencia desde zonas fronterizas y el Caribe

La invasión del espacio radioeléctrico venezolano, para incrementar la penetración de la señal de La Voz de América o de nuevos medios es una de las situaciones potenciales que se podrían derivar de la aprobación la ley S.2142, por parte del Congreso estadounidense, dirigida a respaldar la desestabilización en la nación suramericana,

Así lo considera la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel), según un informe sobre el impacto de la normativa (impulsada por cinco senadores republicanos) que fue distribuido ayer en Caracas.


Según el documento la invasión conllevaría “a la instalación y/o utilización de centros de distribución de señales radioeléctricas de alta potencia en zonas fronterizas y/o desde el Caribe.”

El incremento del financiamiento directo a medios de comunicación, periodistas, organizaciones y voceros políticos de “línea dura”, es otro de los escenarios planteados.Los actores se presentarían  como  “activistas civiles” e identificados como “luchadores por la libertad de expresión” y ''derechos civiles”

Asimismo se reforzaría la estrategia de ciberguerra  con apoyo económico a grupos (empresariales, o de ''activistas”) dentro y fuera de Venezuela que desarrollan acciones desestabilizadoras desde el espacio digital. Esta estrategia puede manifestarse (entre muchos otros) en ataques a la plataforma pública, ciberespionaje, ciberterrorismo y campanas en redes.


FINANCIAR Y DAR APOYO TECNOLÓGICO A LA GUERRA MEDIÁTICA
Para los analistas de Conatel  queda claro que los grandes objetivos de ley son el  financiamiento a los aliados (internos y externos) y garantizarle apoyo tecnológico a la guerra mediática contra Venezuela.
La figura legislativa usada implica legalizar el apoyo que el Gobierno de Estados Unidos ha venido dando a los medios de comunicación opositores, dentro y fuera de Venezuela para ejecutar las campañas de desinformación y bombardeo mediático contra nuestro país, bajo la fachada de apoyo a “la prensa libre” y “defensa de la libertad de expresión y el acceso a la información”.

Asimismo amplia y profundizar la intervención norteamericana contra Venezuela, tanto financiera como tecnológica, desde la plataforma mediática nacional e internacional, presentándola como apoyo a la sociedad civil y a los medios de comunicación “independientes”.

En lo concreto esto se podría expresar en un reforzamiento del financiamiento a los grupos internos y externos que ejecutan estrategias de agresión informativa y comunicacional desde el espacio digital con recursos como cuentas de voceros destacados, blogs, portales de medios y foros entre otros.

Algunas de estas acciones  podrían ser presentadas a la opinión pública como “iniciativas civiles” para incrementar el acceso o la libertad en Internet.


Tecnologías elusivas ya están en uso y son gratis
Las llamadas tecnologías elusivas en internet son los anonimizadores de tráfico y las tecnologías de red privada virtual (VPN por sus siglas en inglés) que de ese modo permiten evadir mecanismos de filtros o bloqueos.

Desde febrero, con el inicio de la guarimba, se impulsó la percepción de que en Venezuela existe un acceso a internet restringido y censurado.
Eso ha sido aprovechado por corporaciones informáticas que desarrollan esas aplicaciones para promover sus productos, y de paso afianzando la tesis de un internet censurado. Y en “solidaridad” con Venezuela comenzaron a distribuirlo sin costo. Asi lo viene haciendo TunnelBear VPN y HotspotShield  VPN con toda la carga política del caso.

Para Conatel los aspectos relacionados con el acceso a Internet y el uso de tecnologías elusivas son novedosos en la escalada intervencionista contra Venezuela.

La introducción del término “tecnología elusiva” eleva el nivel de agresión comunicacional ya que plantea abiertamente la intención de burlar los controles sobre el espacio radioeléctrico y el sistema de comunicaciones que por derecho soberano debe ejercer el Estado venezolano en el territorio.
Publicar un comentario