Estudiantes venezolanos de inglés en Irlanda no reclamaron cierre de escuelas ni devolución de pagos

Para el gobierno venezolano hay casi 400 de sus ciudadanos estudiando ingles en el clausurado Eden College de Dublin (Irlanda), según los datos revelados este viernes por el Cencoex, el órgano de administración cambiaria, tras anunciar que no seguirá otorgando divisas a tasa oficial a estos "estudiantes".

Esa cifra coincide con el número total de estudiantes de inglés de la institución, según los datos entregados por sus administradores al diario Irish Independent y publicados el 13 de febrero pasado cuando se anunció que las autoridades habían decidido retirarle su reconocimiento como escuela de inglés.

Sin embargo los 400 de Cencoex y los 400 del colegio no parecen ser los mismos, ya que los venezolanos no se ven por ningún lado entre los estudiantes que reclamaron por el cierre y exigieron la devolución de las cuotas adelantadas que pagaron por el curso.

Uno foto publicada por el diario The Irish Times, el pasado 23 de mayo, muestra a Patrick Kashanga, de Malawi; Bruno Francio, de Brazil; Neo Odirile, de Botswana; Innocent Kwerani, de Malawi, y Eduardo Cardoso, de Brazil, a las puertas del colegio cuando intervenían en un proceso legal para recuperar cuotas canceladas cuyo monto se estima que supera los 300 mil euros.


Las autoridades de migración de Irlanda iniciaron desde principios de año una series de inspecciones a escuelas de idioma que presumiblemente otorgaban irregularmente certificados de estudio y asistencia. Esto permite que inmigrantes de fuera de la Unión Europea tengan acceso a residencia y trabajo.

Las investigaciones culminaron con el cierre inmediato de cinco escuelas desde abril hasta la fecha actual.

Asimismo llama la atención que a pesar de que la medida de clausura en Eden College se ejecutó el 25 de abril pasado, eso no motivó a los casi 400 estudiantes de Venezuela a exigir soluciones y a solicitar la intervención de su gobierno. El hecho ni siquiera tuvo impacto público en la nación sudamericana.

Fue sólo este viernes cuando se proyectó el tema por la decisión oficial de suspender la entrega de divisas a tasa oficial para remesas estudiantiles y la solicitud de una investigación a la fiscalía por sospechas de fraude en la tramitación.

Por lo pronto la situación de los inmigrantes se mantiene sin cambios con una visa de estudiante que les permite trabajar 20 horas a la semana en períodos de clases y 40 horas en vacaciones. El servicio de inmigración oficialmente estableció vacaciones hasta el 1° de septiembre y pidió que cada quien se tome su tiempo para escoger otro curso.
Publicar un comentario