Masacre de Bruzual es obra del paramilitarismo colombiano

La masacre de Bruzual, donde fueron asesinados cuatro pescadores del río Apure el pasado martes, es obra del paramilitarismo colombiano, tal como se desprende de la forma como actuaron los homicidas.

Asi lo considera el legislador regional de Apure, Héctor Ortega, activista de la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ), quien además ratificó la necesidad de investigar la actuación de la Guardia Nacional Bolivariana en la población de Bruzual por haber liberado al administrador del hato La Pregunta, donde ocurrieron los hechos.


Ortega advirtió que los paramilitares no llegan a la región fronteriza con uniformes y distintivos, sino en forma solapada como si fueran propietarios de hatos ganaderos, trabajadores del campo o comerciantes.

Precisó que estos grupos violentos al servicio del latifundio se mimentizan con la población local y que se pueden distinguir al verificar la naturaleza cruel de sus actuaciones, como ocurrió en el caso de Bruzual.

Explicó que si bien en Apure han ocurrido homicidios múltiples en otras oportunidades, no se han caracterizado por la gran crueldad como fue el caso del hato La Pregunta. "Eso es propio del conflicto colombiano", reiteró.

Ortega puntualizó que el uso de grupos armados por parte de terratenientes colombianos para proteger sus latifundios en Venezuela, es similar al modelo de cooperativas Convivir, que en Colombia dieron origen a las autodefensas y los ejércitos del paramilitarismo.

Asimismo destacó que tradicionalmente el llanero ha tenido libre acceso a la sabana y ha realizado actividades de caza y pesca sin mayor conflicto con los poseedores de las tierras. Sin embargo, tras la llegada de terratenientes colombianos se han comenzando a establecer restricciones a esas actividades.

"El latifundista colombiano cree que la flora y la fauna es suya y pretende tener un control absoluto sobre el territorio", puntualizó.
Publicar un comentario