Sector financiero-importador se apropia de 45 mil millones de dólares anuales

El economista Tony Boza hace una conexión precisa entre la información sobre la estructura de los precios (prevista en la ley de precios justo) y la del presupuesto de divisas (establecida en la ley del Cencoex).

En la medida que esa información, que ya se tiene en bases de datos de la Superintendencia de Precios Justos (o Sundde), se ponga a disposición de la sociedad será muy sencillo determinar distorsiones en cualquiera de las cadenas productivas.

--No se trata sólo de determinar el margen de ganancia sino de definir a través de esa estructura de costos cuales son los componentes importados.


El experto advierte que justamente eso es lo que quiere evitar la derecha y el empresariado importador, que el pueblo maneje la información sobre como inflan los costos de los componentes adquiridos en el exterior.

Asimismo advierte que la actuación histórica de la burguesía venezolana ha tendido a apoderarse de la renta petrolera a través de las operaciones de comercio exterior. Al respecto resalta que en la década de los años 40, especialistas estadounidenses determinaron que los precios de muchos de los productos terminados en el país eran más elevados que en la misma capital de EEUU, considerada como una de las más costosas del mundo.

--Esa mecanismo de apropiación de la renta petrolera por parte de la burguesía financiera e importadora aún persiste, y aunque Chávez logró arrebatarles una buena tajada aún mantienen una captación que está en el orden de los 45 mil millones de dólares anuales. De ese monto entre 20 mil y 25 mil millones corresponden a mercancias verdaderas y unos 20 mil millones a defraudación al fisco.

Publicar un comentario