En todos los eventos de Solid Show siempre pasaba algo raro

Cuatro veces ha sido suspendido el anunciado concierto de cantautor venezolano, Franco de Vita, que viene promoviendo desde hace dos años la empresa de espectaculos Solid Show.
Esa misma, cuyo presidente y accionista, Juan Carlos Araujo Duran, se encuentra preso en.una carcel cercana a Caracas, tras ser imputado como financista de un cargamento de 450 kilos de cocaína decomisados en un avión que, desde Venezuela, aterrizó en República Dominicana.



Sin embargo no fue el de Vita el único evento suspendido. Lo mismo ocurrió en 2009 con la banda estadounidense Aerosmith y en 2012 con Ricardo Arjona.

En un lejano 2007 la compañía suspendió uno del puertorriqueño Daddy Yanqui, en diciembre de 2010 el del salsero Marc Anthony en el Poliedro y en 2011, varias presentaciones de Calle 13 y la agrupación venezolana Caramelos de Cianuro.

"En todos sus shows siempre pasaba algo raro" cuenta un periodista de espectaculos que desde la redacción de un importante diario caraqueño le dió cobertura a la actividad de Araujo Durán.

Las suspensiones de los espectaculos conllevaba otro evento: la devolución del pago de las entradas, lo que podía tardar hasta 6 meses.

Por esos retrasos Solid Show fue procesado administrativamente varias veces en el Indepabis, el organismo de protección al usuario en Venezuela.

Deudas millonarias en divisas

Además de los pasivos con los espectadores, Solid Show ha venido acumulando deudas con prestamistas que le han facilitado recursos en divisas.

Ese es el caso de un grupo de inversores que al finales de 2012, prestaron a Araujo la suma de 3 millones 500 mil dólares para una serie de conciertos en 2013.

Hasta la fecha la devolución de los recursos no se ha concretado y la esperanza que tenían los financistas se centraba en reprogramado concierto de Franco de Vita, este año, según explicó un vocero que pidió no revelar su identidad.

Sin embargo, según el periodista consultado, ese concierto tiene muchas entradas vendidas a precio viejo, por lo que practicamente lo arrojaría serían perdidas.

Uno de los aspectos "raros" de la gestión de Araujo fue siempre su pretensión de tener los más importantes artistas. Incluso llegó a pagar (o a ofrecer) cantidades muy elevadas para evitar que otras empresas hicieran las contrataciones.

NOTA EN DESARROLLO
Publicar un comentario