Joven acusado en Venezuela por robo a jefe paramilitar "La Niña" fue asesinado en Colombia cuatro años después

Un joven acusado en 2011 por haber robado al jefe paramilitar, Wilquin Alexander Roa, en un barrio de la ciudad venezolana de Uraña, resultó asesinado cuatro años después en una comunidad pobre de la población de Villa del Rosario, en el colombiano departamento Norte de Santander.

Se trata de Alexis José Sanguino Guerrero, nacido en 1991, de nacionalidad venezolana pero de padres colombianos, quien fue condenado en agosto de 2012 por el tribunal penal de juicio de San Antonio del Táchira a cumplir una pena de 4 años de prisión. Sanguino y otro imputado fueron procesados por el delito de robo propio y tras admitir los hechos fueron condenados con una rebaja sustancial de la pena prevista, que es de 9 años.

En tres fosas comunes en Ureña se localizaron 13 cuerpos de adolescentes desaparecidos

En el juicio, identificado con el código SP11-P-2011-001577, aparece como víctima el jefe de la banda criminal Los Urabeños, apodado "Cara ´e Niña", que fue capturado en Colombia el pasado 03 de septiembre y que es señalado por estar involucrado con el caso de los 13 cadáveres que fueron hallados el 5 de mayo de este año en tres fosas comunes ubicadas por los organismos de seguridad en la población de Ureña, estado Táchira.

Hoy el Ministerio Público de Venezuela solicitó la extradición de Roa ante el Tribunal 3º de Control de San Antonio del Táchira, instancia que remitió la solicitud ante la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) con el fin de que decida la procedencia o no de la petición.

El robo por el que resultaron condenados Sanguino y el otro imputados, identificado como Wilson Argenis Hernández Iscala, ocurrió la madrugada del 20 de junio de 2011 en la calle 8 del barrio Las Flores de Ureña. Alli fueron aprehendidos por el propio jefe paramilitar luego de que se cayeran de una moto en la que huían.

La policía, según el relato procesal, los rescató de ataque de la víctima quien los estaba malogrando. En el momento Roa explicó que los hombres, que andaban con otros dos que habían logrado huir, le habían arrebatado su teléfono celular luego de amenazarlo con una pistola.

Wilquin Alexander Roa

Si bien no hay registros sobre la liberación de los dos atracadores, en el momento del asesinato en Colombia, al menos Sanguino tenía ocho meses viviendo en el lugar, según contaron sus vecinos a la policía local.

El relato del evento, publicado en el blog villanoticias.blogspot.com, precisa que el joven fue asesinado frente a la puerta de su casa, ubicada en la calle 16 entre carreras 11 y 12 del barrio La Palmita, en Villa del Rosario, en un ataque muy parecido a una crimen por encargo.

Según contó su esposa, quien se encontraba embarazada, Alexis llegó con su hermano William pasadas las 10:30 de la noche del viernes.

“Yo estaba en la casa esperándolos cuando tocaron la puerta. Apenas abrí vi a William y luego empezaron a disparar. No pude ver bien qué pasó porque yo salí corriendo a esconderme. Cuando volví a salir, a los pocos segundos, ya vi a Alexis en el piso muerto”, contó la mujer.

Según el relato de la joven, desconoce quiénes pudieron haber asesinado a su esposo y herir a su cuñado en un brazo y el abdomen.

“Alexis trabajaba en un lavadero de carros en Cúcuta, pero no recuerdo el nombre; lo que sí sé es que no tenía amenazas, no tenía problemas”, agregó.

Sin embargo, el capitán Félix Ramón Clavijo Ortega, comandante del tercer distrito de la Policía Metropolitana de Cúcuta, contó a La Opinión otra versión sobre lo sucedido.

Según el oficial, quien se apoyó en el testimonio entregado por William momentos después de los hechos, él se encontraba en la casa junto a la esposa de su hermano cuando este llegó después de haber salido a buscar comida para los tres.

“Lo que nos contó el hermano de la víctima en el centro asistencial al que fue remitido después del ataque, es que este había salido a buscar comida y cuando llegó a la casa, fue atacado a tiros mientras intentaba guardar la moto en la que se desplazaba”, aseguró el capitán Clavijo.

El uniformado manifestó que, basados en el testimonio de William, se pudo establecer que la víctima se encontraba amenazada y traía problemas desde hace tiempo, lo que puede constituirse como una de las causas del ataque.

Si bien no hay una investigación sobre el hecho, los antecedentes de Roa permiten apuntar a su posible responsabilidad en ese asesinato.

Wilquín Alexander Roa, conocido como  alias “La Niña” o “Cara e´ Niña”, quien lideró por varios años el Bloque Fronteras de las AUC, como cabecilla de Los Urabeños, operaba  desde  Ureña perpetrando todo tipo de delitos.

En Venezuela, más específicamente en Táchira,  tiene  una orden  de captura  emitida por el Tribunal Segundo de Control, extensión San Antonio, por el delito de extorsión; lo investigaban además  por otras extorsiones, secuestros y homicidios, y se le sindica también  de desapariciones forzadas y muertes de un sinnúmero de habitantes del eje fronterizo,  responsabilizándolo del asesinato de seis de las víctimas cuyas osamentas fueron localizadas en fosas comunes el pasado mes de mayo, en  el sector El Tanque, Ureña.

De hecho, el informante que llevó hasta el lugar donde hallaron las osamentas hace tres meses, afirmó que fue este delincuente el que ordenó la masacre y que luego sepultaran los cuerpos.




Publicar un comentario